Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe elogia ante Mas las ventajas de la colaboración entre Administraciones

El heredero y el presidente catalán inauguran el congreso de telefonía móvil

En pleno desafío soberanista, el Príncipe presidió ayer en el Palacio Albéniz, en Barcelona, una cena que reunió a tres Administraciones. Por parte de la Generalitat, su presidente, Artur Mas; del Gobierno central, el ministro de Industria, José Manuel Soria, y del Ayuntamiento de Barcelona, el alcalde, Xavier Trias. La cena fue el primer acto en una intensa agenda de tres días de don Felipe en Cataluña para asistir al congreso mundial de móviles, al que hoy se sumará la Princesa. En los parlamentos todos evitaron cualquier referencia directa al proceso soberanista, pero el Príncipe destacó el valor de la colaboración entre Administraciones y sus ventajas económicas.

Tanto el Rey como el Príncipe mantienen contactos discretos para pulsar Cataluña, una de las principales preocupaciones de la Corona, como muestra que en los únicos discursos que se redactan en La Zarzuela y no desde el Gobierno se hayan referido de un modo u otro al desafío soberanista.

“España es una gran nación por la que vale la pena luchar”, dijo, por ejemplo, el Príncipe en su discurso de entrega de los premios Príncipe de Asturias. Ayer aprovechó su intervención en la cena, después de la de Mas, para destacar que cuando las distintas Administraciones trabajan juntas (Generalitat y Gobierno central) son más fuertes y competitivas. Así, puso el congreso mundial de móviles, que desde hace dos años se celebra en Barcelona, como “un buen ejemplo de los excelentes resultados de la mejor colaboración institucional”, algo que “llena de orgullo”, añadió, a las distintas Administraciones implicadas.

Como es habitual cuando está en Cataluña, el Príncipe pronunció parte de su discurso en catalán. También en castellano y en inglés, ante 120 invitados, entre los que había políticos y empresarios extranjeros y nacionales, como César Alierta o Antoni Brufau. Don Felipe insistió en la importancia de que este congreso se celebre “en España, un país con una firme presencia en el mapa de la economía digital, que ha apostado por ser punto de encuentro de representantes gubernamentales de todo el mundo, operadores móviles y proveedores de industria”. Y llamó a “aprovechar las oportunidades que las nuevas tecnologías ofrecen a la sociedad en su conjunto” para acceder a nuevos mercados y ser más competitivos.

Ante los empresarios extranjeros, el Príncipe quiso aprovechar para vender España —“un jugador importante con un papel estratégico clave”— y a sus jóvenes profesionales, que son, destacó, “nativos digitales”. “Me gustaría que toda la industria echara un buen vistazo a la alta cualificación de nuestros jóvenes profesionales, que constituyen una magnífica y especializada fuerza de trabajo”, dijo en inglés.

El presidente catalán, Artur Mas, sin referirse al desafío independentista, sí aprovechó para incidir en el carácter de “nación” de Cataluña. “Somos una antigua nación con su propia identidad y perfectamente capaces de atraer inversiones”, afirmó.

También evitó cualquier enfrentamiento el ministro de Industria, José Manuel Soria, quien incidió en la mejora de los indicadores macroeconómicos: “Vemos la luz al final del túnel; 2014 será el año de la salida de la crisis”.

El Príncipe volverá a coincidir hoy con el presidente catalán en la inauguración del Congreso mundial de móviles, al que asistirá el presidente de Facebook. Mañana acudirá a un panel sobre internacionalización empresarial y cenará en casa del conde de Godó con un grupo de empresarios catalanes y madrileños del llamado foro Puente aéreo. Después de Madrid, Cataluña es la comunidad que más actividades de la familia real concentró en 2013.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >