Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

Rajoy en el ecuador de la legislatura: “Esta situación la vamos a superar”

La izquierda advierte que "España no se va a callar" y "saldrá a la calle"

Tiempo de balance, en el segundo aniversario de las elecciones generales en las que el PP obtuvo una victoria arrolladora. El cumpleaños ha coincidido con la sesión de control al Gobierno en la que Gobierno y oposición ha aportado su unilateral punto de vista. Para el Ejecutivo, gracias a las reformas, se empieza a ver la luz, y aunque estas han sido duras, se ha tratado de actuar con equidad, según su máximo responsable, Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno se ha detenido apenas un minuto en el pasillo del Congreso para lanzar un mensaje a los ciudadanos sin posibilidad de preguntas. "Gracias", les ha dicho a los ciudadanos por los esfuerzos, además de añadir que  "ahora las cosas están un poco mejor.". "Esta situación la vamos a superar", ha augurado.Dos años muy intensos en los que las cosas "no han sido fáciles" pero "se ha trabajado bien y las cosas están un poco mejor".

Ni un paso atrás en el camino que ha emprendido por mucho que la coseche críticas casi unánimes de la oposición. "Creo que ya empezamos a sentar bases sólidas y España volverá a ser lo que todos queremos que sea en un plazo no muy largo", había dicho minutos antes el presidente del Gobierno en el hemiciclo.

Pero no ha convencido en absoluto al primer interpelante, Joan Coscubiela, de ICV. "La gente no puede esperar", le ha dicho. Después, el balance del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha sido duro y sin concesiones.

Tanto Rubalcaba, como Coscubiela  han unido una catarata de situaciones precarias, singularmente por el desempleo o el descenso drástico de los sueldos con la próxima ley de seguridad ciudadana. La oposición ve en ella un intento de amedrentar y evitar las protestas por el riesgo de duras sanciones económicas, si se producen altercados o enfrentamiento con la policía. “Usted pretende tener a los parados calladitos”, le ha dicho Rubalcaba. “España va a salir a la calle: no nos callarán”, ha advertido Coscubiela.

Con escasos espacios para el acuerdo, como se produjo ayer en el reparto de cuotas para la elección del Consejo General del Poder Judicial, el enfrentamiento ha sido la constante en estos dos años y también en el ecuador de la legislatura. Mariano Rajoy tras responder a la oposición ha empleado unos segundos en el pasillo del Congreso, sin preguntas, para comunicar a los españoles que “la situación va a mejorar”, gracias a las reformas. Nada hay que temer sobre la futura ley de seguridad ciudadana porque está pensada para “proteger a los ciudadanos”.

A lo concreto ha ido el líder del PSOE. El desempleo en los jóvenes ha sido su argumento. Hace dos años Rajoy se fue a la cola del INEM para decir que cuando gobernara, bajaría el paro. “Seguro que ahora no iría porque hay más parados”, ha subrayado.

Después, ha venido el encadenamiento de recortes para enlazarlos con el de las libertades. Desde “el pucherazo electoral en Castilla-La Mancha”, por reducir a la mitad el número de escaños, hasta la ley de Seguridad Ciudadana. “ El Gobierno quiere a los parados, calladitos y amordazados. No se crea empleo recortando la educación, la sanidad, los derechos laborales, recortando la libertad de expresión o de manifestación. Así se recorta derechos pero no se crea empleo.”, le ha espetado Rubalcaba al presidente.

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pregunta al presidente del Gobierno.
El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pregunta al presidente del Gobierno. EFE

Antes de Rubalcaba el portavoz de ICV, Joan Coscubiela, ha atacado desde todos los frentes socioeconómicos y de libertades. El relato de Coscubiela dista mucho de la equidad proclamada por el presidente, según el cual las medidas las ha adoptado con la mayor equidad posible. “Su Gobierno está siendo especialmente cruel con los más débiles y ahora, además, a los que se movilizan, se les amenaza con el Código Penal. Su Gobierno no va a parar a la calle que va a salir este fin de semana y le van a decir ‘no nos callarán", en referencia a las manifestaciones convocadas este fin de semana en toda España.

En el mismo nivel ha colocado el presidente a Rubalcaba y a Coscubiela. Ninguno de los dos aporta soluciones, a su entender. “Se ha roto la tendencia a la baja y empieza la recuperación, gracias a las reformas estructurales de estos dos años”, ha dicho Rajoy. Nada han contribuido a la mejora ni el PSOE ni Izquierda Plural, les ha dicho el presidente. Ese reproche lo ha repetido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a la portavoz socialista, Soraya Rodríguez. A los reproches de la socialista, la respuesta ha sido “el mucho daño que hizo el PSOE a España” y la ausencia de contribución a la mejora.

Esos reproches han continuado entre la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro; Y éste con otros tres parlamentarios socialistas. Después, entre Rafael Simancas y la ministra de Fomento Ana Pastor. Para repetirse los reproches en las áreas de Agricultura y Sanidad. La herencia sigue siendo el escudo dialéctico del Gobierno del PP, dos años después. El empeoramiento y la dureza de los recortes, los argumentos de la oposición. El presidente les ha emplazado: “El año que viene habrá recuperación”.

¿No hay nada bueno en España?, se ha preguntado Rajoy, que ha mencionado la sanidad, la educación, en tanto que la oposición no aporta ninguna solución. Una apelación a la Historia ha provocado el malestar en la bancada de Izquierda Plural y el alborozo en las del PP. El presidente ha remachado su respuesta a Coscubiela manifestando la ausencia de proyecto de esa formación, a no ser que sigan siendo “las que empezaron en 1917”. Risas y aplausos entre los diputados populares ante la alusión del presidente a la revolución bolchevique en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

ATLAS
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información