Rajoy mantiene su apuesta por la negociación discreta con Mas

El éxito de la cadena humana de ayer en Cataluña no va a cambiar el paso al presidente.

Rajoy, ayer en el Congreso.
Rajoy, ayer en el Congreso.EMILIO NARANJO (EFE)

A la hora de enfrentarse al principal problema político que tienen encima de la mesa, la crisis independentista catalana, Mariano Rajoy ha apostado por su fórmula preferida: discreción, silencio, reuniones secretas y dejar pasar el máximo tiempo posible. Y el éxito de la cadena humana de ayer en Cataluña no va a cambiar el paso al presidente. Él ha dado órdenes a su Gobierno de mantener un perfil bajo. Y eso es lo que hizo ayer el Ejecutivo.

Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, se limitó a lanzar un llamamiento a Mas, sin citarlo, para que no apueste por la vía del referéndum independentista. “Lo peor que puede hacer un político es obligar a la gente para la que gobierna a dividirse y a separarse”. “Este Gobierno también es Gobierno para Catalunya y Gobierno para sus ciudadanos, y nosotros estaremos siempre en lo mismo: en el diálogo dentro de la Constitución”, remató.

El Ejecutivo prefirió no valorar así la movilización en Cataluña aunque en privado ya llevaba unos días planteando que “hay un ambiente distinto al año pasado”, que la presión está bajando y que la movilización es menor que la gran manifestación de 2012, aunque las imágenes televisivas puedan ser muy espectaculares.

Rajoy mantiene pues su apuesta por la negociación discreta con Mas, sobre todo para lograr que CiU recupere la centralidad política en Cataluña. Si no, la ganadora será ERC y entonces sí que será difícil negociar, entienden en La Moncloa. Aunque aún nadie tiene muy claro cuál puede ser el punto de encuentro, porque el margen de ambos, Mas en Cataluña y Rajoy en el resto de España, parece muy estrecho.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS