La Moncloa viola el pacto habitual de las preguntas al presidente

Sin previo aviso, Rajoy da la palabra a un periodista que también se saltó el acuerdo

No era una rueda de prensa cualquiera. Se esperaba con gran expectación no solo por el día sino porque era la primera reacción oficial de Mariano Rajoy a las últimas revelaciones de su extesorero, en especial los SMS privados entre ellos. Como convidado de piedra estaba Donald Tusk, el primer ministro polaco. Rajoy se niega a hacer ruedas de prensa que no sean las obligadas, y esta lo era porque había cumbre bitaleral con Polonia. Así que ante la expectación, los periodistas hicieron como siempre.

La Moncloa limita muchísimo las preguntas y solo permite dos de periodistas españoles y dos del país visitante. Así que los informadores se ven obligados a pactar entre ellos —sin participación alguna del Gobierno— quién pregunta y qué pregunta. Se debate entre todos e incluso se hace una redacción común. Es la única manera posible dadas las limitaciones. Se hace en España y otros países. Nadie levanta la mano y un funcionario da el micrófono a los periodistas previamente estipulados.

Pero La Moncloa se saltó el pacto. Se acordó que preguntaran El Mundo y la Agencia Efe. Y Rajoy, sin previo aviso, dio la palabra a Abc, que levantó la mano sin respetar ese pacto. Rajoy empezó a leer su respuesta nada más terminar la pregunta, de forma poco natural. Ante la indignación de la prensa, Moncloa apeló a un “malentendido” y planteó sus excusas. Era la primera vez que sucedía, y no precisamente en un día cualquiera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS