El hospital mantiene que el estado de Bolinaga es muy grave e irreversible

El informe de los oncólogos del hospital de Donostia confirma el diagnóstico del verano pasado El secuestrador apenas sale de su casa por su estado de salud, según fuentes de su entorno

Uribetxeberria Bolinaga, con boina, en octubre al salir del hospital.
Uribetxeberria Bolinaga, con boina, en octubre al salir del hospital.Javier Hernández

El Hospital Donostia calificó en agosto de 2012 el estado del preso de ETA Josu Uribetxeberria Bolinaga de “muy grave”. “Si nos basamos en la literatura científica, con la máxima probabilidad el proceso es irreversible e incurable”, dijeron entonces los médicos. “En esa situación clínica, más de la mitad de los pacientes fallecen antes de los nueve meses y la posibilidad de supervivencia a los 12 meses estaría en torno al 10%”. Casi un año más tarde, Uribetxeberria sigue vivo, pero, según los médicos, su situación médica es igual de grave e irreversible. El recluso padece “metástasis múltiples de un carcinoma renal a nivel de sistema nervioso central” y un “nódulo pulmonar”.

El informe hace un repaso de los antecedentes personales y oncológicos de Uribetxeberria y recoge los tratamientos que se han llevado a cabo desde agosto del año pasado —cuando el preso protagonizó una huelga de hambre para forzar su puesta en libertad—. A pesar del tratamiento, los médicos aseguran que el pronóstico que hicieron en agosto “sigue vigente” y que no se ha producido variación significativa alguna en su situación médica.

El servicio vasco de salud ha elaborado este documento a petición de Instituciones Penitenciarias —dependiente del Ministerio del Interior—, que clasificó a Bolinaga en tercer grado por enfermedad el 17 de agosto de 2012. Después, el juez de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional le concedió la libertad condicional —contra el criterio del fiscal— por la condición irreversible y grave de su enfermedad y basándose en el tercer grado concedido por Prisiones. La Sala de lo Penal de la Audiencia avaló esta decisión.

Más información
La Audiencia Nacional mantiene en libertad al etarra Bolinaga
El etarra Bolinaga ingresa en el hospital con un dolor de abdomen
Interior advierte a Bolinaga de que le puede “revocar” la libertad
El etarra Bolinaga, de paseo por su pueblo tras abandonar el hospital

Instituciones Penitenciarias remitió este jueves por la tarde al juez de vigilancia el nuevo informe del servicio vasco de salud, sin pedir nada en concreto. Dado que no ofrece ninguna variación con respecto a la información existente hasta ahora, el documento podría incorporarse sin más al expediente, a no ser que alguna de las partes solicite alguna diligencia.

Interior ha explicado que se pidió el informe para tener información actualizada, pero el ministro Jorge Fernández defendió que la decisión que correspondiera debían tomarla los jueces. Fernández se reunió por la mañana con la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, quien ha mostrado su oposición a que Uribetxeberria siga en libertad y anunciado la petición de un informe adicional que elaboren los forenses de la Audiencia Nacional.

La forense Carmen Baena se mostró contraria el año pasado a la excarcelación del preso y sostuvo —sin hacerle un examen en persona— que este podía ser tratado en prisión. Su informe propició una denuncia deontológica ante el Colegio de Médicos de Madrid, que fue archivada el pasado junio. El Colegio no se pronunciaba sobre si el preso debe estar en prisión o fuera de ella, sino que se limitaba a afirmar que la forense no cometió ninguna infracción.

Sobre la firma

Mónica Ceberio Belaza

Directora adjunta de EL PAÍS, responsable de fin de semana y de la organización de la Redacción. Especializada en temas sociales y jurídicos, contó en exclusiva los encuentros entre presos de ETA y sus víctimas. Premio Ortega y Gasset 2014 por el especial 'En la calle, una historia de desahucios'. Licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS