Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe pide a los jóvenes en Girona que no desesperen

Don Felipe preside la entrega de premios de la Fundación Principe de Girona,

 ATLAS

El Príncipe pidió este miércoles a los jóvenes que no caigan “en la desesperanza o la frustración”, aunque sea lo “humanamente compresible ante la situación”, y que pierdan “el miedo a emprender” y sean “capaces de afrontar y superar el fracaso”. Lo dijo en la entrega de premios de la Fundación Principe de Girona, que desde hace cuatro años reconoce el talento de jóvenes emprendedores.

A los jóvenes, don Felipe les animó a que no se resignen, y a los responsables políticos, que den “prioridad” al problema del paro juvenil. “Porque hablar del futuro de los jóvenes es hablar del futuro del país”. “No podemos desperdiciar el talento creativo. Demasiadas veces ha ocurrido ya”, dijo el Príncipe en el Palacio de Congresos de Girona, ante doña Letizia, la ministra Ana Pastor —el Gobierno decidió enviar a la titular de Fomento en vez del de Educación, Ignacio Wert, más proclive a los abucheos— y la consejera catalana de Educación, Irene Rigau —la representante que envió, a su vez, el Ejecutivo de Artur Mas—.

“No me cansaré de decir, cuantas veces sea necesario, que nuestros jóvenes no pueden aspirar a un empleo de calidad sin una adecuada formación”, dijo el Príncipe. “Formación y empleo son casi sinónimos. No podemos permitirnos que uno solo más de nuestros estudiantes abandone sus estudios. Y debemos intentar que quienes lo hicieron recuperen su preparación profesional”.
Don Felipe pronunció el discurso mitad en catalán, mitad en castellano, e introdujo a los cinco premiados desde el escenario: un médico que combate enfermedades endémicas en países en desarrollo, una mezzosoprano, una empresaria especializada en atención a mayores, una fundación de ayuda a la integración laboral de los jóvenes o un chico de menos de 30 años que ha creado una asociación educativa para ayudar a niños de barrios marginales.

Fuera del auditorio, unas 50 personas encabezadas por dos ediles de la CUP (Candidatura d‘Unitat Popular) protestó por la presencia de los Príncipes en Girona, informa Marta Rodríguez. Los agentes —más numerosos que los manifestantes—golpearon a media docena de ellos cuando intentaron traspasar el cordón policial. En lo que va de año don Felipe ha recibido sonoras pitadas en Cataluña, lo que no le ha impedido visitar la comunidad más de una vez al mes.