Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el hijo del exalcalde de Madrid Juan de Arespacochaga

La policía ha arrestado a ocho personas en relación con un fraude de 21 millones de euros destinados a la creación de empleo en Cádiz

La policía ha detenido a Joaquín de Arespacochaga Llopiz, hijo del fallecido Juan de Arespacochaga, el que fuera alcalde de Madrid en la Transición, por su presunta relación con una trama que obtuvo ilícitamente 21 millones de euros de subvenciones públicas para fomentar el empleo en la bahía de Cádiz, según han informado fuentes policiales. Junto con él han sido arrestadas otras siete personas y un notario de Madrid ha sido interrogado y posteriormente puesto en libertad, aunque está imputado en las actuaciones.

Este escándalo financiero está protagonizado por empresarios que captaron 21 millones en subvenciones públicas procedentes del Ministerio de Industria y gestionadas por la Junta de Andalucía. Después de recibir esa lluvia de millones y la compra de terrenos, la inversión se esfumó porque todo era humo. El dinero se había desviado supuestamente, a través de al menos 50 empresas fantasma, a paraísos fiscales

Ahora, la Brigada central de Blanqueo de Capitales y el Grupo de Blanqueo de Sevilla han culminado las pesquisas iniciadas en 2011, después de que la Agencia IDEA, perteneciente a la Consejería de Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía presentase una denuncia ante la Fiscalía de Sevilla. A raíz de eso, los agentes iniciaron sus investigaciones sobre un entramado empresarial, que presuntamente se había creado con la única finalidad de solicitar ayudas económicas a la Consejería de Innovación y Ciencia y al Ministerio de Industria.

Las primeras informaciones obtenidas por los investigadores confirmaron que desde 2008 fueron creadas 50 sociedades administradas o representadas por las mismas personas, apreciándose una especial concentración durante los años 2009 y 2010, según la Dirección General de la Policía. Además, los investigadores detectaron dos grupos de empresarios (el de los gallegos y el de los madrileños) , apareciendo en ambos numerosas personas en calidad de testaferros. En noviembre de 2011 se desarticuló el primero de ellos, llevándose a cabo 11 registros y 14 detenciones en Santiago de Compostela, en A Pobra do Caramiñal (ambas en la provincia de A Coruña), en El Puerto de Santa María (Cádiz) y en el País Vasco.

En octubre de 2012, la policía detuvo a nueve funcionarios adscritos a la Diputación de Cádiz y al Ministerio de Industria. En ese momento también fueron imputados dos responsables del Instituto de Empleo y Desarrollo Tecnológico de la Diputación de Cádiz.

En la actualidad, la Brigada central de Blanqueo, el Grupo de Blanqueo de Sevilla y la Agencia Tributaria han cerrado la tercera fase de esta investigación en Madrid, donde han sido detenidas ocho personas y donde la policía ha realizado cinco registros domiciliarios. Entre los detenidos hay empresarios cuya misión era ocultar los beneficios obtenidos mediante el cobro irregular de las subvenciones. Contaban para ello con el apoyo de un gestor de activos en Suiza encargado de colocar el dinero en paraísos fiscales para defraudar a la Hacienda Pública.

Según las fuentes informantes, los arrestados disfrutaban de un elevado nivel económico, en especial Joaquín de Arespacochaga, hijo del fallecido exsenador y exalcalde de Madrid, que reside habitualmente en una de las urbanizaciones más lujosas de Madrid, a pesar de tener fijada su residencia en Luxemburgo.

Además de las detenciones, el juez ha procedido al embargo de diversos bienes muebles e inmuebles en varios lugares de España, entre los que destacan viviendas de lujo, y a la congelación de activos financieros en el extranjero.