Rajoy augura más empleo y promete bajar impuestos para calmar al PP

El presidente asegura que la “distribución del déficit será ordenada entre todos”

Foto: reuters_live | Vídeo: REUTERS-LIVE

“En esta legislatura bajaremos los impuestos y habrá crecimiento económico y creación de empleo”. Mariano Rajoy condensó ayer en una frase tres elementos que pretendían rebajar el pesimismo instalado en el PP desde el pasado 26 de abril, cuando el Gobierno asumió que llegará a 2015 con más paro del que se encontró en 2011, y transmitir, sobre todo a los suyos, un mensaje positivo frente a unas previsiones desalentadoras.

“No estoy satisfecho de ninguna de las maneras de los resultados obtenidos a lo largo de estos meses”, admitió el presidente del Gobierno en su intervención en el cónclave interparlamentario de los populares celebrado en Salamanca. “Creo que hemos marcado un rumbo... Claro, destruir es muy fácil y construir es muy complicado, pero quiero que sepáis que esta situación la vamos a superar”, auguró.

Más información
Guindos: “Nuestra economía es fuerte y sana”
Montoro niega que haya negociado con Mas un déficit del 2% para Cataluña
Rajoy rechaza el pacto de Estado por el empleo que piden sindicatos y oposición

Sin detallar a qué impuestos se refería, el jefe del Ejecutivo abundó, en definitiva, en la defensa de las medidas adoptadas. Muchas han sido cuestionadas duramente en las últimas semanas, después de que el desánimo se apoderara del partido. Por eso, ayer desarrolló el discurso del Comité Ejecutivo Nacional del pasado 6 de mayo, cuando fijó en 2015 el tope para bajar el IRPF y justificó que incumplió el programa electoral para evitar la intervención de España. “Ahora ya no se habla de la prima de riesgo... Y nadie me pregunta por el rescate”, manifestó antes de recordar que sin la subida de impuestos criticada en repetidas ocasiones por un sector encabezado por Esperanza Aguirre España no hubiera alcanzado una reducción del déficit público de 22.000 millones. También gracias a esa cifra el Gobierno pudo negociar con Bruselas un objetivo para este año del 6,3% frente al 4,5% previsto inicialmente. “Hombre, por lo menos reconozca que hemos ahorrado 18.000 millones de euros de recortes este año”, apuntó.

Ante la batalla interna por el reparto del déficit —que inquieta a la mayoría de los barones del PP porque temen que el Ejecutivo acabe beneficiando a Cataluña por razones políticas—, Rajoy trató una vez más de ofrecer su justificación. “El objetivo del Gobierno”, señaló, “no es reducir el déficit público, ni que la deuda pública sea de un modo u otro, ni que el déficit exterior sea de una manera u otra”. “Eso es instrumental: el objetivo del Gobierno es crecer, crear empleo y mejorar los niveles de bienestar de la gente”, agregó frente al anfitrión del acto, el presidente de Castilla y León y veterano dirigente popular Juan Vicente Herrera. Minutos antes, este le había pedido desde la misma tribuna un reparto “proporcional al gasto público de cada Administración, algo más del 35% del total en el caso de las comunidades” y, tras culpar al Ejecutivo de Artur Mas de haber generado un “debate crispado” en torno a esta cuestión, hizo una admisión que resume el clima interno del PP en las últimas semanas. “Tal vez todos hemos precipitado un debate público, lleno de gestos de declaraciones individuales y poco favorecedor de acuerdos”, reconoció Herrera.

“No estoy satisfecho de los resultados obtenidos”, admite el jefe del Ejecutivo
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rajoy, que empezó su intervención titubeando, como si quisiera ganar tiempo para reflexionar, se limitó a prometer que su Gobierno perseguirá “una distribución ordenada [del déficit] entre todas las Administraciones, las autonómicas, la central y la Administración de la Seguridad Social”. “El gasto mayor que tiene España son las pensiones. En pensiones nos gastamos la cuarta parte del gasto público total español”, agregó sin aclarar más, en un momento en que precisamente el debate sobre la reforma de las pensiones acentúa el pulso y las diferencias dentro del partido y del Gobierno. No obstante, se mostró una vez más convencido de que se llegará al consenso sobre el déficit aunque los intereses de todos no coincidan: “Somos seres humanos civilizados y sensatos, y vamos a llegar a un acuerdo”.

Más tarde, en una conversación informal con periodistas, el presidente aseguró, como adelantó ayer, Cristóbal Montoro, que las decisiones sobre el reparto del déficit no están todavía cerradas y también destacó que esta disputa no le preocupa.

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS