Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos cuatro alumnos de un instituto de Málaga por acosar a una compañera

Los arrestados insultaban a la víctima a través de las redes sociales

Están acusados de un delito contra la integridad moral y daños en vehículo

La policía ha detenido en Málaga a cuatro alumnos de un instituto por haber acosado, presuntamente, a una compañera a través de las redes sociales. Los arrestados, todos ellos mayores de edad, están acusados de un delito contra la integridad moral —ciberbullying— y de daños en vehículo, ya que también rayaron la carrocería del coche de la víctima con los mismos insultos que le proferían a través de internet.

La investigación se inició cuando la víctima, de 20 años y estudiante de segundo de bachillerato, interpuso una denuncia en la que describía que, desde hacía aproximadamente cuatro meses, estaba sufriendo acoso escolar por parte de varios alumnos del centro educativo al que acudía. El hostigamiento consistía en mensajes difamatorios hacia su persona que los cuatro arrestados colgaban en el perfil que su compañera de instituto tenía en una red social. La joven también encontró su vehículo completamente rayado con los mismos insultos que le proferían a través de internet. Estas ofensas le llegaban, además, a su móvil, a través de una aplicación de mensajería instantánea.

Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar

El ciberacoso o ciberbullying es una modalidad del acoso que se materializa, en la mayoría de los casos en el ámbito escolar. Este hostigamiento es sostenido en el tiempo y cometido con cierta regularidad utilizando como medio de difamación principal las tecnologías de información y la comunicación.

La policía, mediante el Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar, ofrece a los alumnos una continuada formación en materia de prevención en delitos cuyas víctimas son los propios menores. El objetivo de este proyecto es garantizar la seguridad en los centros educativos y su entorno, erradicar cualquier conducta violenta y fortalecer la cooperación policial con la comunidad escolar. La policía mantiene contactos periódicos con los centros educativos para ofrecerles su apoyo y experiencia en casos de acoso escolar; consumo de drogas y alcohol por los menores; presencia de bandas juveniles o conductas incívicas y vandálicas; situaciones de racismo o xenofobia, y consejos ante el uso de internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías.