El fiscal no se opondrá a investigar si la Infanta defraudó a Hacienda

Castro toma la senda que le marcó la Audiencia de Palma para el ‘caso Nóos’

La alcaldesa de de Valencia, Rita Barberá, no ha querido contestar a una pregunta sobre su supuesta reunión en La Zarzuela con Iñaki Urdangarín, su socio Diego Torres y el entonces presidente valenciano, Francisco Camps. "Da la sensación de que hablar con una persona es delictivo", ha dicho.Foto: atlas

El juez José Castro mantiene en caliente la instrucción del caso Nóos pese al revés que recibió con el auto de la Audiencia de palma que suspendió —“de momento”, precisó la sala— la imputación de la Infanta Cristina en la supuesta trama global delictiva de su esposo Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres.

Castro tomó este viernes la puerta que le indicó el tribunal para profundizar sobre la actuación de la hija del Rey en una posible defraudación a Hacienda en colaboración con Urdangarin. El fiscal Pedro Horrach no pondrá obstáculos a la nueva vía de investigación, según fuentes de Anticorrupción. El fiscal ya rechazó, con las tesis de Hacienda, que Cristina de Borbón cometiese delito y se opuso a la imputación que dictó el juez.

La Audiencia observó en su auto de desimputación que “no se puede descartar” que la hija del Rey “hubiera podido participar” en la comisión de un delito. Cristina de Borbón es copropietaria de Aizóon al 50% —socia no administradora— con Iñaki Urdangarin. Esta empresa es “una sociedad pantalla que su marido usaba para defraudar”, según escribieron los magistrados, quienes advierten de que deberá ser un análisis de la Agencia Tributaria el que ratifique los indicios para una eventual imputación. La Audiencia emplazaba a los técnicos tributarios y al instructor de la causa a determinar si hay pistas suficientes para imputar a la infanta.

El instructor del caso Nóos, tras la rectificación a su auto de imputación global, aceptó el envite de la Audiencia de Palma y repartió juego, quiso implicar a otras partes. Este viernes al mediodía se reunió en su despacho durante una hora con el fiscal Pedro Horrach “para organizarse”, para preparar el calendario de actuaciones y el de declaraciones. Miraron la agenda y reflexionaron sobre el estado de la causa, tras su disidencia sobre la Infanta.

Castro dictó una providencia en la que señala que quiere conocer, en cinco días, qué posición adoptan las cinco acusaciones personadas sobre la nueva vía de indagación que le dibuja la Audiencia de Palma. “Nuevas líneas de investigación insinuadas”, escribe. La Fiscalía esperará a mitad de semana para emitir el informe, que será de no oposición a las indagaciones complementarias. Horrach conoce el criterio técnico de los inspectores y juristas de Hacienda, que rechazan la imputación a las parejas y los simples socios de los infractores.

Los acusadores son, finalmente, emplazados por el juez a concretar o averiguar si la infanta Cristina de Borbón ha de ser imputada. La Audiencia indica que la vía podría ser como “cooperadora omisiva” en los tres delitos fiscales y en otros de blanqueo de capitales de los que acusa a Iñaki Urdangarin. Las acusaciones suponen que la Infanta no podía ignorar el origen ilegal del dinero público, en cuanto a que “provenía de un delito de malversación o de fraude”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Más información
El juez Castro consulta a las acusaciones sobre si la Infanta cometió delito fiscal
La Infanta evita por ahora la imputación
Un año de investigación judicial para dar el salto a la Casa del Rey

Los impulsores de la causa del caso Nóos que ahora toman iniciativa son la Fiscalía Anticorrupción, la Abogacía del Estado —personada exclusivamente para los delitos fiscales—, la Abogacía de la Comunidad (Gobierno de Baleares), el Partido Popular —que apenas ha intervenido—, el seudosindicato ultraderechista Manos Limpias y se estrena este mes, el Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valencia. Los concejales se han incorporado para defender los fondos públicos que se destinaron a Nóos desde las instituciones dominadas por el Partido Popular Valenciano. Solo Manos Limpias tiene una posición activa y claramente beligerante sobre el papel de la Infanta; el resto ha sido adverso o pasivo, hasta ahora.

Ante la existencia de resoluciones y recursos en discrepancia sobre este punto, el asunto de la Infanta rebotará otra vez ante la Audiencia de Palma que deberá resolver en consecuencia y de acuerdo con la posición que acabe siendo marcada. El nuevo cauce de investigación está construido, en siete folios, y aparece como una adición al caso Nóos que la Audiencia efectúa como una enmienda a juez y acusadores. La Audiencia critica el trabajo parcial de la Agencia Tributaria al analizar los delitos de Urdangarin y no de su socia.

“La Infanta debería saber o conocer que para entonces [marzo de 2006, cuando ella salió del Instituto Nóos, por la posición de la Casa Real ]Aizóon era una sociedad pantalla y que su marido la utilizaba para defraudar a Hacienda”. Lo indican los magistrados de la Audiencia, Diego Gómez-Reino y Mónica de la Serna (con el voto discrepante de Juan Jiménez, favorable a la imputación).

La “actividad de defraudación tributaria de naturaleza” delictiva, como denominó el juez Castro en la causa a los delitos fiscales, se concretó en el impago del impuesto de sociedades e IRPF en al menos tres ejercicios. A través de esa actuación, Iñaki Urdangarin (y, teóricamente, su esposa) “se ha enriquecido con contratos ilegales y dinero público por facturas giradas por Aizóon a Nóos”, señaló la Audiencia. “¿Los pagos a Aizóon a quién deben imputarse? ¿A la persona física Iñaki Urdangarin o a la entidad que comparte con su esposa?”, se pregunta.

Por otra parte, el juez ha citado para el día 10 de junio a dos imputados, apoderados y hombre de paja, respectivamente, en negocios del duque de Palma, Mario Sorribas y Robert Cockx, y al empresario colaborador Alex Sánchez Mollinger, en calidad de testigo. Una operación internacional con Aguas de Valencia de más de 300.000 euros, con hasta siete socios y testaferros, está bajo sospecha.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS