Defensa planea aumentar las tropas en Malí a partir de julio

15 expertos en operaciones especiales instruirán a los miembros del Ejército maliense

Medio centenar de militares españoles saldrán hoy desde Almería rumbo a Bamako (Malí) para incorporarse a la misión europea de adiestramiento de las Fuerzas Armadas del país africano (EUTM Malí). Serán en total 15 expertos en operaciones especiales, que instruirán a los miembros del Ejército maliense; y 35 legionarios, que se encargarán de proteger a los 200 instructores europeos. Los militares españoles se instalarán en la base de Kulikoró, a 60 kilómetros de Bamako, donde trabajarán junto a franceses, suecos, finlandeses o irlandeses.

Francia contribuirá con tres secciones (unos 115 efectivos) a la compañía de protección de la base (150 soldados), mientras que España aportará el resto. Está previsto, sin embargo, que en la segunda rotación de instructores, a partir del próximo mes de julio, España duplique su contribución a la fuerza, hasta los 70 militares, lo que requerirá la aprobación del Consejo de Ministros y la ratificación por el Congreso. Francia ha multiplicado las presiones para que España asuma un mayor compromiso en la fuerza de protección —cuyos miembros van armados y pueden hacer uso de la violencia para el cumplimiento de su misión—, pero el Gobierno se ha resistido hasta ahora, tanto por temor a posibles bajas como por razones económicas.

Está previsto que en Kulikoró se formen cuatro batallones del Ejército maliense (700 efectivos), para sustituir tanto a las tropas francesas —que llegaron en enero para barrer del norte del país a los grupos yihadistas y ya han iniciado la retirada,— como a las s africanas, que pasarán a estar bajo mandato (y financiación) de la ONU.

Además, España colabora a la misión en Malí con un destacamento de 52 militares y un avión de transporte C-130 Hercules. Su principal misión es transportar a las tropas aficanas desde los países vecinos hasta las ciudades de Bamako y Gao, en el norte. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, anunció que el despliegue del avión duraría tres meses, a partir del 18 de enero, aunque dejó caer la posibilidad de ampliarlo.

Morenés dijo también que el envío de los observadores costará a las arcas públicas 3,8 millones en 15 meses (aunque probablemente sea más); y no dio cifras del coste del Hércules, que fuentes militares lo sitúan en un máximo de 10 millones por tres meses.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS