Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey pidió al emir de Catar apoyo para Navantia en un concurso del emirato

La Zarzuela desmiente que el Monarca hablara con el jeque Hamad bin Jalifa de la contratación de Urdangarin

La Casa del Rey desmintió ayer que el Monarca se haya comunicado en repetidas ocasiones en los últimos días con el emir de Catar, el jeque Hamad bin Jalifa al Thani, para hablar del contrato de Iñaki Urdangarin, según habían confirmado fuentes diplomáticas a Europa Press. El lunes se conoció que el duque de Palma, imputado en el caso Nóos, aceptó una oferta del próximo seleccionador del equipo nacional de Catar, Valero Rivera, y pretende trasladarse fuera de España.

Fuentes de la Casa del Rey aseguran que el Monarca habló con el emir para pedirle apoyo para Navantia en un concurso del emirato. Dos días antes de ser operado de una doble hernia discal, el pasado 1 de marzo, el Rey envió una carta al emir de Catar pidiéndole que estudiara la oferta de los astilleros militares —que pertenecen a la Sociedad Española de Participaciones Industriales— en un concurso del emirato para la compra de cuatro corbetas, seis patrulleras, y un barco de apoyo, ha señalado un portavoz de la Casa del Rey.

Don Juan Carlos volvió a hablar con el emir de ese tema varias veces desde entonces, pero en ninguna de esas conversaciones, según La Zarzuela, trataron la contratación de Iñaki Urdangarin, imputado por fraude y malversación en el caso Nóos, y su traslado al emirato como ayudante del previsible nuevo entrenador de la selección catarí de balonmano, Valero Rivera.

Esa oferta no tiene nada que ver con la Casa del Rey, añaden las mismas fuentes, sino con la amistad que une al seleccionador y al exjugador de balonmano, que ya ha comunicado a don Juan Carlos su probable cambio de domicilio a Catar. Urdangarin viajará en los próximos días al emirato para conocer las condiciones del contrato y previsiblemente, la infanta Crisitina, imputada el pasado miércoles en el mismo caso, y sus hijos le acompañen una vez que termine el curso escolar. Las funciones que llevaría a cabo el yerno del Rey estarían enfocadas a las relaciones institucionales más que a desarrollar un trabajo técnico.

El duque de Palma no tendrá, en cualquier caso, impedimento para salir de España, puesto que el fiscal del caso, Pedro Horrach, no solicitará que se le retire el pasaporte. Urdangarin, según aclaró el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, “no está sujeto a ninguna medida cautelar que restrinja su libertad de movimiento”. Aun sin tener que pedir permiso para el traslado, deberá notificar, como cualquier otro imputado, un cambio de domicilio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >