Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exalcalde de Santiago, “encantado” tras su imputación

Conde Roa declarará por la presunta concesión irregular de servicios municipales de Santiago

El exalcalde de Santiago Gerardo Conde Roa (PP) aseguró ayer a través de su abogado que se encuentra “muy tranquilo” y hasta “encantado” de poder prestar declaración tras ser citado a declarar como imputado en el marco de la Operación Manga, derivada de las pesquisas del caso Pokémon.

Conde Roa tendrá que presentarse el 4 de marzo en los juzgados de Lugo, donde está citado a las diez de la mañana por la instructora de la causa, Pilar de Lara, que investiga posibles actuaciones irregulares del exalcalde vinculadas con delitos de prevaricación y tráfico de influencias.

Las dos operaciones judiciales de las que se deriva la imputación de Conde Roa fueron iniciadas por supuestos sobornos a políticos a cambio de adjudicaciones de servicios municipales a los grupos empresariales Vendex, Aquagest y GRS Arc Local. Fruto de esta actuación, Agentes de Vigilancia Aduanera detuvieron el pasado día 14 a nueve personas —cuatro en Santiago de Compostela, otras tantas en Girona y una en Asturias—, entre ellos un concejal del PP en la capital gallega que terminó dimitiendo y un alcalde de CiU en Sant Hilari Sacalm (Girona) que salió bajo fianza de 17.000 euros.

Escándalo del IVA

Conde Roa, que recuperó para el PP la alcaldía de la capital gallega en las últimas elecciones municipales tras 14 años de Gobierno socialista, tuvo que dimitir en abril de 2012 acosado por otro escándalo: fue imputado en un presunto delito de evasión fiscal por no declarar el IVA de la venta de 61 viviendas, que sumaba 291.000 euros.

El representante legal de Conde Roa aseguró que su defendido “desconoce los motivos exactos” por los que la juez ha decidido citarle prácticamente una semana después de que agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) registrasen su domicilio en la capital gallega, del que se llevaron varias cajas de documentos. En la misma operación fue detenido y posteriormente encarcelado el antiguo jefe de gabinete de Conde Roa en la alcaldía, Ángel Espadas, acusado de recibir sobornos de la empresaria concesionaria del agua en Santiago. La capital de Galicia vive desde hace un año asediada por los casos de corrupción, ya que el sustituto de Conde Roa, Ángel Currás, también del PP, está igualmente imputado en el caso Pokémon.