Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Castro imputa al secretario de las infantas por el ‘caso Urdangarin’

García Revenga es citado a declarar el 23 de febrero, justo después del duque de Palma

El funcionario de la Casa del Rey fue patrono y tesorero del Instituto Nóos

Entre los protagonistas del caso Urdangarin, una investigación judicial centrada desde 2008 en la supuesta malversación de más de seis millones de caudales públicos, se incluye desde este martes un funcionario de confianza de la Casa del Rey. El juez José Castro ha citado como imputado a Carlos García Revenga, secretario de las infantas. La Zarzuela comunicó ayer que se daba 24 horas para estudiar el auto antes de pronunciarse sobre la imputación. El asesor real figuró como patrono y tesorero del Instituto Nóos que montó Iñaki Urdangarin con su socio Diego Torres y deberá comparecer en el juzgado el 23 de febrero, horas después de que declare el duque de Palma.

El abogado de Torres, en su estrategia de defensa y contraataque jurídico contra el esposo de la infanta Cristina, entregó días atrás al juez una colección de antiguos correos electrónicos entre Urdangarin y García Revenga. En uno, el secretario reclamó figurar en un documento comercial como miembro de “la Casa de S. M. el Rey”.

En los correos electrónicos incorporados a la causa se evidenció el aparente papel de asesor directo, en reuniones, contratos y actos públicos, que el secretario de las infantas desempeñó para el duque mientras este estaba al frente de Nóos. Carlos García Revenga está vinculado a La Zarzuela desde 1993 después de haber sido profesor de Elena.

En una extensión de su labor de tutela, asistencia institucional y personal, García Revenga figuró —con la infanta Cristina— en la cúpula de Nóos, entidad utilizada por Urdangarin y Torres para desplegar una supuesta trama delictiva. En la causa se acusa a ambos socios de embolsarse grandes partidas de fondos públicos de la Generalitat valenciana y del Gobierno de Baleares, a través de adjudicaciones públicas en relaciones de privilegio. El asesor del Rey anticipó en su día que nunca tuvo poder ni firma en Nóos.

El juez Castro decidió extender la imputación al secretario de las infantas, de oficio y sin que mediase una petición expresa de la fiscalía u otra parte, días después de la aparición del abanico de correos y de que García Revenga proclamase en un comunicado su “inocencia respecto a las actividades que se investigan” y anunciase su intención de acudir al juzgado “para expresar su relación” con el caso. El juez sostiene que hizo “labores de asesoramiento y consulta” y quiere determinar en qué.

Carlos García Revenga no solicitó, en todo caso, su comparecencia y el juez emprendió una imputación penal en su contra por considerar que existen indicios delictivos en su actuación, aunque no los adelanta. El instructor quiere aclarar qué cargo y funciones desempeñó en la asociación Instituto Nóos de Investigación Aplicada o “cualquiera de las entidades mercantiles que conformaban su entorno”. También quiere que le relate el “conocimiento que pudiera tener sobre las actividades que desplegaban (en la trama de Nóos)”, así como los cauces en los que obtuvo información y en qué plano ejerció.

El secretario de las infantas reivindicó en un comunicado, divulgado tras aparecer los emails de Torres, la transparencia y legalidad de su labor profesional. Reconoció que si efectuó gestiones “relacionadas con actividades privadas de los duques de Palma” fue porque al cabo de veinte años “se ha producido una relación más estrecha que la estrictamente profesional, no pudiéndome negar” a prestar “las ayudas que me solicitaban”. El juez quiere profundizar en las relaciones del secretario con “Urdangarin y su entorno societario y personal”.

Carlos García Revenga era tesorero de Nóos pero en distintos correos se revela que Urdangarin le otorgó un rol de autoridad y consejero en multitud de asuntos. El duque mostró una gran confianza y complicidad personal, dándole cuenta desde la actividad de ocio familiar y consultándole contratos. Urdangarin informó de los proyectos de lanzamiento de Nóos al secretario y en un email le indicó que el instituto estaba preparado para dar un salto adelante y para presentarse en sociedad. En otro correo abordan el patrimonio y las cuentas familiares: “Carlos, las transferencias que le ingresan a doña Cristina correspondientes a sus honorarios de Zarzuela, deberían ingresarse a partir de enero en esta otra cuenta”.

El juez Castro fijó en un sábado, el 23 de febrero, la nueva citación judicial del yerno del Rey, Iñaki Urdangarin, y amplió la jornada de declaraciones al emplazar para el mismo día a García Revenga. El duque comparecerá a las nueve y media y a las 13.00 horas lo hará el asesor.

En el caso de Urdangarin se le amplía la causa por tres nuevos supuestos delitos fiscales, a sumar a los anteriores: malversación, prevaricación, falsedad, fraude a la Administración y posible blanqueo de capitales. A García Revenga el juez no especifica qué delitos le imputa.

Otro sábado, el 16 de febrero, están citados el antiguo socio en Nóos, Diego Torres, y su esposa, Ana María Tejeiro, que en los dos anteriores emplazamientos judiciales evitaron declarar.

Más información