Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente pide a Merkel políticas expansivas

Mariano Rajoy lleva meses intentando que Angela Merkel varíe su política económica

Mariano Rajoy lleva meses intentando que Angela Merkel varíe su política económica y se anime a tomar medidas expansivas. Pero hasta ahora lo hacía en privado. Sin embargo, ahora ya se permite reclamárselo en público. El presidente, que este sábado se verá con la canciller en Santiago de Chile, en la cumbre América Latina y Caribe-Unión Europea, y el 4 de febrero viajará a Berlín, aprovechó las declaraciones de ella el día anterior en Davos (Suiza) para meter más presión. Merkel dijo que estaba preocupada por el paro juvenil español y que habría que pensar en medidas transitorias para paliarlo. “España no está en condiciones de hacer políticas expansivas porque tiene que seguir reduciendo el déficit, pero yo creo que los que pueden hacerlo”, dijo en una clarísima referencia a Alemania, “deberían hacerlo, porque Europa necesita crecer y la cifra del año pasado es un 0,2% negativo. Hay países que pueden hacer cosas, hay que exigir que las hagan”.

El presidente ha viajado a la cumbre CELAC-UE con la intención de velar por los intereses de las empresas españolas en la región, inquietas ante el temor de posibles olas nacionalizadoras. Rajoy intenta reducir los problemas a su grave conflicto con la presidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que nacionalizó YPF en abril de 2012 y se la arrebató a Repsol. El presidente se ha encontrado tanto en Perú como en Chile con dos claros aliados en esta estrategia, Ollanta Humala, que acaba de renovar por 18 años la licencia a Telefónica, y Sebastián Piñera, que le recibió ayer con gran entusiasmo y presumió de que Chile es un “país serio que respeta la legalidad internacional”. Rajoy también alabó a Chile por contraste con Argentina, aunque dijo que estaba dispuesto a hablar incluso con este último país: “Las cosas se arreglan hablando”.

Rajoy está siendo recibido tanto en Perú como especialmente en Chile, un país que crece al 6%, con cierta condescendencia. Ahora que España está en crisis, los líderes latinoamericanos expresan su solidaridad y ofrecen ayuda. Piñera incluso bromeó con Rajoy por la crisis: “¡Le veo mucho mejor de lo que imaginaba, en buen estado físico!”, le espetó. Rajoy trató de salir del atolladero: “Estamos con sentido del humor, que hace falta para mantenerse en este negocio”.