El 72% da por seguro que las decisiones económicas se tomarán desde Bruselas

Aumenta la impresión de una inminente intervención de España

Formalmente, Mariano Rajoy mantiene la duda de si España tendrá necesidad de solicitar a la Unión Europea un segundo rescate para salir de la crisis de deuda que vive en este momento. Sin embargo, de sus palabras y actuaciones se deduce que será inevitable y la mayoría de los ciudadanos da por hecha una intervención europea en la economía española.

Según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, un 72% de los encuestados da por segura la intervención de Bruselas, hasta el punto de que las decisiones económicas serán adoptadas directamente por la UE. Esa impresión la tiene también un 69% de los votantes del PP. Rajoy negocia en este momento un posible rescate y las condiciones que llevaría aparejadas, cuando aún se están cumpliendo las impuestas en el memorándum firmado para el llevado a cabo en mayo. De hecho, el decreto de reforma del sistema financiero cumple esas condiciones y fue negociado y pactado con Bruselas antes de ser aprobado.

El pesimismo ciudadano se refleja en el 58% que asegura que si se produjera la intervención sería malo para España. El estigma que supone ser un país intervenido ha calado también entre los ciudadanos españoles, sin distinción de su posición ideológica.

La eventualidad de un final del euro y la vuelta a las monedas nacionales es rechazada por la mayoría de los encuestados. Esa posibilidad es contemplada solo por un 16% de los ciudadanos, 14 puntos porcentuales menos que los que la veían cercana el pasado mes de julio.

Más información
Brecha entre Rajoy y sus electores
Merkel da a Rajoy tiempo para negociar
El BCE levanta un cortafuegos para evitar “escenarios destructivos”

Pese a la identificación de los recortes y sacrificios con la imposición de Bruselas, una amplia mayoría de españoles entiende que la solución solo llegará permaneciendo en el euro y manteniendo o fortaleciendo la Unión Europea.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Así, un 70% de los ciudadanos es partidario de mantener la moneda única y una mayoría, aunque más reducida, asegura que la salida está en aumentar la unión política en Europa, incluso de manera superior a la económica que ya existe. En este punto son más escépticos los votantes del PSOE que los del PP, ya que entre los electores socialistas son mayoría los que se oponen a reforzar esa unión política en Europa.

El trabajo de campo de la encuesta fue realizado el martes y el miércoles pasados, en plena efervescencia de las expectativas creadas por la llegada a España de la canciller alemana, Angela Merkel. Su visita del miércoles era observada con escepticismo por los encuestados y la mayoría, el 46%, consideraba que el encuentro de Merkel con Rajoy en La Moncloa no cambiaría la situación, ni haría que Alemania sea más flexible con España para hacer frente a la crisis.

Ese dato es consecuencia de que el papel del Gobierno alemán es visto de forma crítica por los españoles, porque hasta el 77% asegura que Merkel está más preocupada por defender su economía que por consolidar y salvar al resto de países de la UE. En este caso, son algo más críticos los votantes socialistas, pero los del PP que cuestionan el papel de Merkel llegan al 77%. La mitad de los encuestados cuestiona que Alemania deba ser quien lidere la UE en estos momentos de dificultad.

A la Unión Europea se le culpa mayoritariamente del retraso en aplicar las medidas de ayuda económica a España que fueron aprobadas en la cumbre de julio. Para un 43%, Bruselas es responsable de que no se apliquen esas medidas que tienen que ver con la creación de nuevos fondos de ayuda y la intervención del Banco Central Europeo en auxilio de la deuda española. Solo un 32% culpa al Gobierno del retraso en la entrada en vigor de estas medidas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS