Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón expide el título de marqués al nieto de Queipo de Llano

La Asociación para la Recuperación de la Memoria histórica asegura que mantener ese reconocimiento, otorgado por Franco, es "un insulto a las víctimas de la dictadura"

Alberto Ruiz-Gallardón. Ampliar foto
Alberto Ruiz-Gallardón.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha expedido el título de marqués al nieto del general Gonzalo Queipo de Llano, uno de los militares golpistas más sanguinarios durante la Guerra Civil. La orden de renovar ese título, tras el fallecimiento del hijo del general, se publicó en el BOE el pasado 17 de julio, 76 aniversario dela sublevación militar que dio origen a la contienda. Para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) "es un insulto a las víctimas de la dictadura y a la democracia que se otorgue desde el Estado ese reconocimiento" a los descendientes de un militar que utilizó "una despiadada violencia para conquistar el poder". "Un ministro de un Gobierno democrático no puede colaborar en el reconocimiento público e institucional a alguien que causó tanto daño a la sociedad", concluyen.

El general Queipo de LLano es autor de un bando militar del 24 de julio de 1936 que anunciaba:  “Serán pasadas por las armas, sin formación de causa, las directivas de las organizaciones marxistas o comunistas que en el pueblo existan y en el caso de no darse con tales directivas, serán ejecutados un número igual de afiliados, arbitrariamente elegidos”. También son suyas las siguientes declaraciones en Radio Sevilla: "¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo para callar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen a uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré”. “Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los rojos lo que es ser hombre. De paso, también a las mujeres de los rojos que ahora, por fin, han conocido hombre de verdad y no castrados milicianos. Dar patadas y berrear no las salvará”.

Para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica "resulta un ejercicio de doble moral que la misma fuerza política que exige condenas de la violencia acepte dar honores a uno de los participantes en la mayor operación de uso de la violencia que ha existido en nuestra historia, que llevó a más de 113.000 civiles a desaparecer, que violó a miles de mujeres y construyó una dictadura edificada y sustentada siobre el uso de una violencia sanguinaria y de un terror ilimitado".

No es la primera vez que la ARMH protesta por la renovación de estos títulos nobiliarios concedidos por Franco. También fue renovado, por ejemplo, el título de duque de Mola a los descendientes del general golpista que el 19 de julio de 1936 ordenó a su ejército: "Es necesario crear una atmósfera de terror, hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todo el que no piense como nosotros. Tenemos que causar una gran impresión, todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado”. En esta ocasión fue un Gobierno socialista, el entonces ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, quien firmaba en el BOE la renovación del título nobiliario.