Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
la repatriación de los cooperantes de Tinduf

Las ONG y el Polisario achacan la repatriación a intereses políticos

"Si hay un peligro inminente nosotros no estamos al tanto", dice el representante del Polisario

Las asociaciones resaltan su "extrañeza" porque no evacue a los cooperantes de otras zonas

Alegan que otras organizaciones extranjeras mantienen su presencia en los campamentos

Llegada de los cooperantes a Madrid.
Llegada de los cooperantes a Madrid.

Rozando las dos de la madrugada del sábado, el minibús en el que viajaban los 15 cooperantes repatriados de Tinduf aparcó junto al intercambiador de transportes de Avenida de América, en Madrid. El Gobierno les dejó en ese punto de la capital después de trasladarles desde los campamentos saharauis en Argelia en un avión del Ejército que aterrizó en la madrileña base militar de Torrejón. No les facilitó un hotel o un lugar para pasar la noche. Los cooperantes bajaron del minubús con caras de cansancio, con cierto aire de resignación. Y con pocas ganas de hablar. Solo uno de ellos, Jesús Martín, miembro de la ONG vasca Mundubat, se atrevió a romper el mutismo y cuestionar la versión oficial de su evacuación: “Se nos ha repatriado por una decisión política, no de inseguridad”.

"A algún acuerdo habrá que llegar, porque yo el 14 de agosto voy a estar allí repartiendo alimentos”, dice un cooperante

Las ONG que trabajan en la zona y el Frente Polisario rechazan que el motivo por el que el Gobierno ha decidido repatriar de forma sorpresiva a los cooperantes españoles en la zona sea el de la inseguridad. “Si hay un peligro inminente, nosotros no estamos al tanto”, ha asegurado a este periódico el representante del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyún. "Después del secuestro de Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons hemos adoptado nuevas medidas, tenemos un protocolo de seguridad que conoce el Gobierno español y hemos celebrado distintos eventos, como el festival de cine FiSahara o el Sahara Marathon en los que han participado cientos de españoles sin que ocurriera nada", se queja Beyún. El Polisario alerta también de la precaria situación en la que quedan los campamentos saharauis, que dependen casi por completo de la ayuda internacional. "Esta decisión responde al chantaje de los terroristas, a aquellos que quieren asfixiar al pueblo saharaui".

De igual forma, asociaciones como Médicos del Mundo, Mundubat o CEAS-Sáhara resaltan su “extrañeza” porque no hayan sido evacuados los cooperantes españoles que trabajan en otros lugares conflictivos, como Somalia o Irán, y apuntan además que otras organizaciones internacionales de cooperación mantienen su presencia en el Sáhara.

“No hemos tenido en las últimas semanas ninguna indicación de mantener una situación de alerta especial”, ha afirmado en la SER Pepe Fernández Díaz, de Médicos del Mundo. "Es más, a raíz de la decisión de evacuar a los cooperantes de Tinduf nos hemos puesto en contacto con otras agencias de exteriores de Francia e Italia y tampoco hemos tenido ninguna indicación de que hubieran aconsejado medidas para su cooperación exterior", ha añadido. “ACNUR, el Banco Mundial de Alimentos... Toda su gente sigue allí desplegada y nadie les ha dicho que abandonen”, apunta a EL PAÍS José Taboada, presidente de CEAS- Sáhara. El Gobierno, por su parte, ha reiterado que su decisión responde a “motivos fundados” ante el riesgo de que los españoles puedan ser objetivo de grupos terroristas del norte de Malí.

Tanto dudan los cooperantes de la versión oficial de su evacuación, que su intención es volver a los campamentos cuanto antes. Jesús Martín, de Mundubat, explicó con la maleta en la mano que el 14 de agosto tienen prevista una distribución de alimentos frescos de la que dependen unas 120.000 personas. “A algún acuerdo habrá que llegar, porque yo el 14 de agosto voy a estar allí repartiendo esos alimentos”.