Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRONOLOGÍA

Los pasos hacia el escándalo de Bankia

Cronología de cómo se gestó la crisis de la entidad que abocó al rescate financiero

La crisis de Bankia se ha nutrido de rivalidades políticas, injerencias e intentos de control, que ya sacaron a la luz las luchas de poder en el Partido Popular por la presidencia de Caja Madrid. Rodrigo Rato heredó una caja lastrada por créditos dudosos y fuerte presencia en el ladrillo, a la que se unían Bancaja y otras pequeñas entidades que acuciaron el problema. Tras sucesivas negativas por parte de Rato —quien acabó dimitiendo por la presión del Gobierno de Rajoy y de los mercados— BFA, la matriz de Bankia, fue nacionalizada. El rescate del Gobierno asciende a más de 23.000 millones de euros. Ahora, los responsables de las cajas de ahorro comparecen ante el Congreso para explicar un escándalo de enormes dimensiones.

10 de julio de 2012. El PP finalmente solicita la comparecencia de Rodrigo Rato y de otros 23 políticos y banqueros responsables de las cajas de ahorro ante el Congreso. En la lista de comparecientes solicitados por los populares figuran los exministros socialistas de Economía Pedro Solbes y Elena Salgado; el actual titular de la cartera, Luis de Guindos; el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, y su predecesor, José Manuel Campa; así como el actual gobernador del Banco de España, Luis María Linde, y el anterior responsable de la institución, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, junto con su subgobernador, Javier Aríztegui.

11 de junio de 2012. UPyD presenta una querella contra Rodrigo Rato y los consejeros de Bankia y el BFA. Según el partido de Rosa Díez, cometieron hasta cinco delitos en la salida de la entidad a Bolsa. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu imputa a Rato, Olivas y al exministro del PP Ángel Acebes. El mismo juez también admite una querella a trámite contra Rato por parte del Movimiento 15-M. El FROB pide personarse en las querellas contra Bankia.

28 de mayo de 2012. José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura, y Alberto Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana, piden aclaraciones públicas sobre Bankia.  El líder de los partidos de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, exige que se aclare el baile de cifras en el rescate de la entidad.

25 de mayo de 2012. La cifra para el rescate del Gobierno a Bankia ya asciende a 23.500 millones de euros, si se suma la ayuda anterior del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). 

21 de mayo de 2012. José Luis Olivas dimite como presidente de Bancaja.

14 de mayo de 2012. Bankia continúa su desplome bursátil. El PSOE pide la comparecencia de Rato, Blesa y Olivas antes la Comisión de Economía del Congreso para explicar su gestión de las cajas de ahorro. El PP la descarta. Los socialistas también exigen que comparezca Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ahora exgobernador del Banco de España.

10 de mayo de 2012. La auditoría advierte de un nuevo agujero en Bankia por los créditos fiscales. El Eurogrupo pide una valoración independiente del ladrillo español. El caso de Bankia reaviva el debate sobre un posible rescate de los bancos españoles.

9 de mayo de 2012. BFA (Banco Financiero y de Ahorros), accionista mayoritario de Bankia, es nacionalizado. Es el banco matriz en el que se habían fusionado los activos de Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja.

8 de mayo de 2012. UPyD pide una investigación de Caja Madrid en la Asamblea de la comunidad autónoma, tras la dimisión de Rato como presidente de Bankia. Los socialistas de Madrid e IU exigen la nacionalización de la entidad por la inyección de dinero público. 

8 de mayo de 2012. El respaldo del Estado a Bankia asciende ya a 33.000 millones de euros desde el inicio de la crisis financiera en 2008.

7 de mayo de 2012. Rodrigo Rato dimite y propone a José Ignacio Goirigolzarri, ex consejero delegado del BBVA,  como su sucesor. El anuncio se produce al mismo tiempo que el Gobierno planea una inyección de 10.000 millones de euros del dinero público para sanear la entidad. La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, califica la decisión de Rato de "personal". Pero el Gobierno —así como el FMI— presionan a Rato para que deje la presidencia, ante los ataques de los mercados.

Las acciones de Bankia bajan más del 3% tras el anuncio de la dimisión de Rato. El expresidente tiene derecho a una indemnización de 1,2 millones de euros, a la que después renuncia. 

4 de mayo de 2012. Los activos problemáticos de Bankia suben a 31.800 millones de euros.

 2 de mayo de 2012. Rodrigo Rato insiste: "Estamos en una situación de mucha robustez desde el punto de vista de solvencia y también desde el punto de vista de liquidez". En marzo, había calificado el banco como "saneado". La entidad no necesitaba ni dinero público ni fusionarse con otras para poder salir adelante.

Abril de 2012. El FMI advierte a Bankia —sin citarla de manera expresa— de que debe mejorar su gestión y fortalecer su balance. El organismo internacional había suspendido a diez entidades españolas en una prueba de resistencia. BFA-Bankia se encuentra entre las dos independientes a las que se refiere el informe. 

10 de febrero de 2012. Los rumores sobre el futuro incierto de Bankia se acrecientan. Se especula con la fusión de la entidad con La Caixa, dada la cantidad de activos inmobiliarios que acumula y las nuevas exigencias internacionales de capital. Rato sale al paso y asegura que la entidad no necesitará vender activos estratégicos ni recurrir a la ayuda pública.

2 de febrero de 2012. La reforma del sistema financiero acaba de ser aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Entre las medidas que plantea, el Ministerio de Economía exige unos 50.000 millones a las entidades financieras para que saneen sus inversiones inmobiliarias. También se busca ganar la confianza que se ha perdido en los mercados internacionales. Las entidades deben poner los pisos a la venta, obtener crédito y hacerlo circular entre los clientes. 

Noviembre de 2011. A raíz de conocerse los problemas financieros del Banco de Valencia, el desencuentro entre Rato y el vicepresidente de Bankia, José Luis Olivas, se hace manifiesto. Olivas admite que esta es la razón para que abandone el consejo. La dirección de BFA había propuesto que Bancaja fuera sometida a una auditoría externa, ante la duda sobre los datos que había aportado a la unión. Rodrigo Rato se había dado cuenta de que los números que le presentó Olivas para la fusión no eran fiables pese a la supervisión del Banco de España. Y que la caja valenciana estaba llena de agujeros negros del ladrillo.

18 de julio de 2011. Bankia sale a Bolsa, con un precio por acción de 3,75 euros, un 15% menos al anunciado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Tres días antes,  BFA-Bankia había superado las pruebas de resistencia realizadas por la European Banking Authority (EBA) a las 91 mayores entidades financieras de Europa. Frente a un mínimo exigido del 5% en una situación de máximo estrés, la entidad había obtenido un Core Tier I Capital (capital de máxima resistencia) del 5,4%, frente a un mínimo exigido del 5%. 

6 de Julio de 2011. La agencia de calificación Moody´s rebaja la nota crediticia de Bankia a Baa2 y la deja a dos pasos del bono basura. BFA, la matriz de Bankia, sí entra en el nivel de bono basura, con una calificación de Ba2. Faltan apenas dos semanas para que Bankia salga a Bolsa, hecho que Moody's considera positivo, así como que BFA se haya quedado como el banco malo y absorba los activos que son negativos para su filial. 

22 de junio de 2011. Bankia admite que se ha visto obligada a retrasar el folleto de su salida a Bolsa, por la inestabilidad que el primer rescate a Grecia acarrea. Una semana después, su consejo de administración aprueba dicha salida, que está destinada a captar 4.000 millones de euros.

20 de mayo de 2011. Rodrigo Rato designa al vicepresidente de Banca March, Francisco Verdú, como consejero delegado de Bankia

3 de Marzo de 2011. Caja Madrid y Bancaja lanzan Bankia como marca comercial. La entidad ha sido registrada como Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y se constituye en virtud del Sistema Institucional de Protección (SIP) formado por Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. La nueva entidad elige Valencia como su sede social. BFA recurre al capital público mediante el FROB por 4.465 millones de euros. También en marzo, se dan los primeros pasos para salir a Bolsa.

Caja Madrid y Bancaja, las dos entidades principales de Bankia, están lastradas por créditos dudosos y una gran exposición al ladrillo.

Con Bankia, se crea la mayor inmobiliaria de España, con una cartera de créditos problemáticos y activos adjudicados por valor de 31.800 millones. Rato mantiene un consejo dominado por los políticos y nombra un equipo gestor de bajo perfil.

11 de junio de 2010. Caja Madrid y Bancaja anuncian que han sellado un acuerdo para formar la mayor caja de ahorros de España, para integrarse en un Sistema Institucional de Protección (SIP). De las 45 entidades de ahorro existentes, se quedarán al final en torno a 15. El objetivo es que los SIP resulten lo más estables posibles, difíciles de revertir y favorezcan una futura fusión definitiva.

29 de enero de 2010. Tras meses de lucha interna entre el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, Rodrigo Rato llega a la presidencia de Caja Madrid y sustituye a Miguel Blesa, quien había estado 13 años al frente de la segunda caja de ahorros y la cuarta entidad financiera de España. Aguirre había apostado por poner a la cabeza de Caja Madrid a Ignacio González, su número dos, previo acuerdo en la sombra con el resto de partidos políticos madrileños y los sindicatos. Para sustituir al presidente de Caja Madrid, fueron necesarias tres reformas de la Ley de Cajas de la Comunidad de Madrid, un recurso de incontitucionalidad del Gobierno central, y un dictamen del Consejo de Estado. Blesa había denunciado injerencias políticas en la gestión de la caja. Al final, Aguirre se da por vencida ante las presiones de Rajoy, y la lista encabezada por el exvicepresidente de Economía, Rodrigo Rato, logra el 93% de los apoyos de la asamblea general y el respaldo unánime del consejo de administración. 

Rato llega en un momento delicado para Caja Madrid, en el que caen los ingresos y el crédito. En 2009 Caja Madrid gana 266 millones, un 68,5% menos que en el ejercicio anterior, en que el beneficio fue de 840,4 millones. La morosidad se sitúa en el 5,4%, frente al 4,9% del año anterior. Son los peores resultados desde que Miguel Blesa llega a la presidencia de la entidad en 1996.

20 de julio de 2009. Aprobados los nuevos estatutos de Caja Madrid. Surge el nombre de Ignacio González como candidato a la presidencia de la entidad.

22 de diciembre de 2008. Esperanza Aguirre comienza una batalla por hacerse con el control de Caja Madrid. La mayoría absoluta del PP en la Asamblea de Madrid permite modificar la Ley de Cajas.

22 de enero de 2008. Caja Madrid presenta los mayores beneficios de su historia. En 2007, ganó 2.861 millones —un 117% más que el año anterior— por la venta de su participación en Endesa. El crédito a clientes crece al 13,3% hasta los 107.758 millones de euros. El volumen de negocio del grupo financiero supera los 257.000 millones.

3 de diciembre de 2007. La caja compra los paquetes de Iberia a BBVA y Logista y llega al 22,9% del capital.

6 de marzo de 2006. Caja Madrid llega a un 10% de participación de Endesa.

30 de septiembre de 2003. Miguel Blesa es reelegido por segunda vez como presidente de Caja Madrid.

25 de octubre de 1999. Blesa es reelegido al frente de la entidad.

11 de septiembre de 1996. Miguel Blesa —del Partido Popular y amigo personal de José María Aznar— es elegido presidente de  Caja Madrid, en lugar de Jaime Terceiro, quien llevaba ocho años al frente de la entidad. Los cinco consejeros que representan al PSOE votan en blanco. Blesa consigue la presidencia gracias a los votos de los tres consejeros de IU y uno de CC OO, sindicato con el que había firmado un pacto.