Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba endurece el tono y propone más impuestos para los ricos

El líder socialista obtiene el apoyo de su grupo tras el enfrentamiento con Montoro

El líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, interviene en el Congreso.
El líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, interviene en el Congreso.

En tan solo una semana el ambiente ha cambiado radicalmente en el Grupo Parlamentario Socialista. El combate dialéctico del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha satisfecho plenamente a los parlamentarios socialistas: a los más partidarios y a los más tibios. El líder socialista ha mantenido un tono moderado pero muy incisivo y con una exposición ágil y sin tregua al ministro: “El próximo año terminará con la destrucción de 600.000 puestos de trabajo como resultado de los sucesivos recortes del Gobierno, que solo traerán más paro, más depresión económica, más sufrimiento”, ha augurado Rubalcaba, porque la economía caerá un punto más. Y se destruirán 200.000 empleos adicionales a los ya previstos por el Gobierno con anterioridad, por lo que serán alrededor de 600.000 en total. Para rematar: “Los recortes solo traerán más depresión”. Por dos veces se ha preguntado cómo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no asistía a este debate. Los diputados socialistas, por medio de Twitter, no cesaron de quejarse de esta ausencia.

Ha pasado una semana desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciara desde la tribuna los recortes que hoy el Congreso va a convalidar para su entrada en vigor. En esa ocasión el portavoz socialista se entretuvo más en “la enmienda a la totalidad” que lanzó a Rajoy por los seis meses de Gobierno y apenas tocó los recortes que acababa de anunciar el presidente y causaron conmoción dentro y fuera del hemiciclo. No es que estuviera componedor o tibio, simplemente su planteamiento de discurso no estuvo acertado, desde la perspectiva de la mayoría de los parlamentarios socialistas.

Por el contrario, en este debate el líder del PSOE ha ido de frente y por derecho. Ha entrado de lleno en los recortes de los funcionarios, en la subida del IVA y en la ausencia de medidas fiscales que lleven a tener más ingresos. “A ustedes cuando un colectivo se les pone en contra le quieren matar; y eso es lo que quieren hacer con los funcionarios”, ha espetado Rubalcaba. Estos recortes no figuran en los Presupuestos del Estado que el Congreso aprobó hace dos semanas por lo que Rubalcaba se ha recreado en sus afirmaciones de entonces respecto a que esas cuentas eran ya papel mojado. “Rajoy se enmienda a Rajoy”, ha considerado.

La ausencia de Rajoy le ha molestado menos a Rubalcaba que la ausencia de debate sobre el memorando que contiene los detalles del rescate a la banca española que hoy mismo debaten varios parlamentos europeos. “Lo está debatiendo ahora la señora Merkel en su Parlamento y el Congreso holandés, y nosotros, nada de nada; es una humillación para este Parlamento”, ha denunciado el portavoz socialista.

Le había pedido el ministro Cristóbal Montoro, responsabilidad. “Estamos haciendo un esfuerzo pero cómo lo vamos a hacer si ustedes no dan la oportunidad de negociar. Hubiéramos podido llegar a algún acuerdo; o quizá no, pero al menos podíamos habernos sentado a dialogar, a debatir, a intentar un acuerdo”, se ha quejado Rubalcaba. El decreto llega para ser votado, con debate previo, eso sí, pero sin posibilidad de cambiar ni una sola coma. La ausencia de negociación ha llevado a Rubalcaba a irritarse ostensiblemente cuando Montoro le ha reprochado que lanzara propuestas genéricas sobre subida de impuestos. "¿Por qué no me ha llamado estos días para que yo se las explique?”, le ha preguntado el político socialista. Las ironías del ministro sobre el supuesto “izquierdismo” de las propuestas del PSOE, como el gravamen sobre las grandes fortunas, ha hecho a Rubalcaba enumerar los Gobiernos que tienen esas propuestas de antiguo: “Y ninguno es un radical izquierdista”.

“Sí, nosotros estamos haciendo un esfuerzo de responsabilidad pero ustedes ningunean al Parlamento y eso no contribuye a que los ciudadanos sientan como suya la democracia”. El toma y daca fue intenso y vivo, gracias a que el ministro Montoro ha optado por responderle directamente tras cada intervención y no esperar al final del debate. Esa deferencia solo la ha tenido el titular de Hacienda con el líder del PSOE. Buenas formas pero dureza al máximo en los juicios. “Estas medidas van a suponer una auténtica escabechina. Y lo siguiente va a ser el recorte de las pensiones y el vuelco a las jubilaciones y sepan que les vamos a decir no, no y no”, ha anticipado Rubalcaba. “Ustedes bramaron contra la subida del IVA del Gobierno socialista y ahora dicen que no lo hubieran subido si tuviéramos un déficit del 6%. Pues bien, hicieron campañas en contra, con mesas de firmas incluidas, cuando el déficit estaba en el 11%: a eso se le llama sectarismo político”.

A cada aldabonazo de Rubalcaba le seguía un silencio casi absoluto por parte de la bancada de los diputados del PP; nada que ver tampoco con el alboroto de la pasada semana. El político socialista h alternado la critica con sus recetas para no recortar las prestaciones y la ayuda a la dependencia. Pero no han querido pactar. “El señor Rajoy como los malos toreros, ha dicho ‘dejadme solo’ y ese error lo va a pagar España y los españoles”. Esta conclusión de Rubalcaba ha sido rubricada por aplausos intensos y unánimes de su grupo. Esta vez sí ha convencido.