Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Eurovegas, icono del desconcierto

Ya no es Europa sino Las Vegas Sands quien determina la legislación española

El caso Eurovegas se está convirtiendo en un icono del desconcierto en que viven las élites políticas y económicas españolas. En su pelea por la ubicación del negocio del magnate Adelson, las autoridades políticas de Cataluña y de Madrid, con sus presidentes a la cabeza, y un coro empresarial de acompañamiento, nos han ofrecido un espectáculo nada edificante. Con unos desvelos dignos de mayor causa se han dedicado a poner alfombras y a rendir pleitesía a una delegación de Las Vegas Sands Corporation, encabezada por su director general, Michael Leven. Da apuro ver a señores tan importantes jaleando a los dirigentes de una compañía que, como ha explicado estos mismos días The New York Times, representa los peores modos del capitalismo. ¿A qué viene este servilismo? Es cierto que España está muy mal. Pero ¿tanto como para perder la cabeza por un proyecto cargado de sombras como Eurovegas? ¿Alguien puede creer que jugar a Bienvenido Mr. Marshall sirve para que el país recupere credibilidad y confianza?

Con la arrogancia del colonizador, Michael Leven dice que para lo que están proponiendo “es necesario que se produzcan cambios legislativos”. Y no solo ninguna autoridad le pone en su sitio, sino que corren a estudiar las modificaciones legales. Ahora resultara que ya no es Europa sino Las Vegas Sands quien determina la legislación española. Porque seamos claros, lo que proponen Adelson y compañía es que se les cree una isla de excepción legal. Un territorio al margen de la legislación del país, donde se pague menos al fisco, los trabajadores tengan menos derechos, se consigan exenciones de todo tipo y se suspendan leyes como la del tabaco.

La gran promesa de Sheldon Adelson empieza a convertirse en una ilusión

¿Y todo eso para qué? Para hacer una gran inversión cuyas cifras millonarias y promesas de empleo suben y bajan con gran alegría, en la que jugará un papel central un sector —el del juego— cuyos efectos contaminantes son perfectamente conocidos. Evidentemente, la operación despertará de nuevo la especulación inmobiliaria en el territorio elegido y su entorno y pone en cuestión por completo el desarrollo equilibrado de zonas tan sensibles como el área metropolitana de Barcelona. Inicialmente, la apuesta fue presentada como un maná de dinero y trabajo. Ahora resulta que el dinero no es tanto. Y que Adelson, como era previsible, condiciona el negocio a que se le financien, como mínimo, dos tercios de la inversión. Con lo cual la gran promesa empieza a adquirir dimensiones de ilusión. En la actual situación española cuesta imaginar inversores extranjeros poniendo dinero aquí y cuesta más todavía pensar que los bancos del país den a Las Vegas Sands el crédito que niegan a las empresas españolas. ¿Cómo lo justificarían? No es imposible, por tanto, que todo quede en un brindis al sol. Con lo cual el ridículo de los aduladores de Eurovegas sería todavía mayor.

Entiendo que a los políticos la tremenda realidad del paro les provoque alucinaciones cuando alguien promete empleo

Pero lo grave de este asunto es la desorientación que transmite. Se nos está diciendo que hay que cambiar de modelo productivo, que hay que ir a una economía de valor añadido basada en la educación, en el esfuerzo y en la creatividad, que la única carta de futuro es la calidad. Y una parte distinguida de la política y del empresariado español se dedican a engalanar el paisaje para hacer entrar en carroza un proyecto que nos vuelve al sector inmobiliario y sus burbujas, que se funda en la quimera del negocio fácil y que es un foco reconocido de atracción de tramas y dineros de la sordidez de los subsuelos. Entiendo que algunos empresarios y despachos puedan ver negocio en el entorno de esta movida, pero, en fin, me temo que la presencia de varios de ellos en el cortejo es más por presión que por convicción. La relación entre política y dinero es escabrosa en un país que tienen mucho de capitalismo de amiguetes. Entiendo, en el caso de los políticos, que la tremenda realidad del paro les provoque alucinaciones cuando alguien promete empleo. Pero hay que valorar muy bien la realidad de lo que se propone y las consecuencias. Y lo primero es la transparencia. Porque lo sospechoso de este caso es que la ciudadanía tiene la información extremadamente limitada. Sabemos de visitas y agasajos, pero no sabemos nada concreto ni de los planes del señor Adelson ni de las concesiones que se están haciendo. ¿Por qué? Leven lo ha dicho muy claro. Quieren que cambie la legalidad. Ahora que tanto se habla de cesión de soberanía, ¿vamos a transferir la soberanía a Las Vegas? Las élites de este país han perdido el norte.