Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bauzá avala un ‘megapuerto’ para Palma con 2.000 millones de inversión

Una promotora holandesa planea un 'megapuerto' con hoteles, campos de golf, centros de ocio y nuevos muelles que crearía 40.000 puestos de trabajo

Presentación hoy del proyecto. Ampliar foto
Presentación hoy del proyecto.

Mientras Barcelona y Madrid se baten para conseguir el megaproyecto de Eurovegas, Palma de Mallorca está pendiente de otro proyecto de gran magnitud, que ya ha sido avalado por el Gobierno de Baleares de José Ramón Bauzá (PP). Si se hiciera realidad, supondría crear una urbanización en la marina del puerto de la ciudad y atraería una supuesta inversión de casi 2.000 millones de euros -la mitad del presupuesto autonómico- ligada al anuncio de creación de 40.000 puestos de trabajo directos y estables, el 10% de la población activa de las islas, de 1,1 millones de censo. Y todo por una concesión a una empresa privada por un periodo de 40 años.

Ante la fachada de la catedral de Palma, la Almudaina y la Lonja –tres ejemplos de arquitectura gótica litoral únicos en el Mediterráneo-, se quiere alzar una nueva una ciudad portuaria y clubes náuticos, ganando solares y muelles por más de un millón de metros de nuevo suelo, inexistente. Cuatro administraciones distintas tienen competencia sobre el proyecto, ya decenas de veces anunciado en las últimas décadas,

El presidente Bauzá se reunió este lunes durante media hora con el promotor holandés Ronald Ras, de Key Global, y el arquitecto Luis Picazo, ligados en España a un proyecto residencial y de golf en Murcia de la época de la burbuja. Una idea persigue la reurbanización inmobiliaria, náutica y de ocio del frente litoral en terrenos recortados al mar en la bahía de Palma. El nuevo macropuerto resultante contendría un hotel de 250 plazas, un campo de golf reducido, un complejo comercial de ocio y juego, más dos clubes náuticos, marinas exclusivas, y nuevos muelles para cinco grandes cruceros.

El expresidente Jaume Matas –del PP- alentó una idea semejante al encargar en 2007 a Santiago Calatrava un teatro de ópera sobre el mar, alzado al lado de complejos deportivos, residenciales y de ocio. Urbanizar el corazón marítimo de Palma crea solares de oro. Calatrava cobró por la maqueta y el proyecto 1,2 millones; el expolítico y el arquitecto/ingeniero están imputados judicialmente por este episodio.

Este lunes, el Gobierno balear y el promotor Ras aludieron a la entrada de capital de Estados Unidos y Alemania y dijeron que las obras comenzarían en un año si cuaja la iniciativa. El plazo de ejecución es de cinco años y el tiempo de explotación requerido por los empresarios es de 45 años (5 para la construcción y 40 para la explotación directa).

“Si se cumplen todos los requisitos”, advirtió el portavoz del Gobierno balear, Rafael Bosch, se hará “un concurso de colaboración pública y privada". Bosch tildó la inconcreta iniciativa de "extraordinaria" y habló de la posible consideración de “interés autonómico evidente”, que reduciría a la mitad los trámites. “Por el volumen de inversión y el movimiento económico que puede tener sería el más grande de los proyectos iniciados en la comunidad”. En Australia y Hong Kong se han realizado operaciones semejantes, dijo el inversionista.