Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paro total en las cuencas de Asturias y seguimiento importante en León

Más de 10.000 manifestantes a mediodía en León

Los sindicatos anuncian una nueva "marcha negra" hacia Madrid y una protesta ante Industria

Nuevos cortes en carreteras y líneas ferroviarias asturianas

La protesta minera no pierde fuelle, y tiene visos de ir en aumento. La huelga general convocada para hoy en las cuencas mineras de España en defensa del futuro del carbón, la primera en todos los sectores después de 18 días consecutivos de paro en la minería, ha tenido un amplio seguimiento, sobre todo en Asturias y León. Según los sindicatos, la incidencia del paro en todas las cuencas es del 100%. La Delegación del Gobierno en Asturias da por buenos los datos sindicales de seguimiento en esa comunidad, y la Subdelegación del Gobierno en León habla de incidencia "importante". En Palencia, sin embargo, el seguimiento ha sido "desigual", según la Delegación, y en Aragón, donde también hay comarcas mineras llamadas a la huelga, el único dato que han difundido las autoridades es el de los empleados públicos, que han secundado el paro en un 4,6%.

Como muestra del amplio respaldo a la reivindicación de los mineros, a mediodía además una multitudinaria manifestación ha recorrido las calles de León. Miles de personas (15.000 según los sindicatos, 10.000 según la policía local) se han manifestado bajo el lema Quieren acabar con todo. No al cierre de la minería del carbón, y en medio de un estruendo constante de petardos. La marcha ha terminado en la sede de la Diputación provincial, donde seis mineros permanecen encerrados desde el pasado 4 de junio. A las siete de la tarde ha arrancado otra manifestación en Langreo (Asturias). Los datos de participación oscilan entre los más de 50.000 según los sindicatos, y los entre 25.000 y 30.000, según la policía. UGT y CC OO han anunciado una "marcha negra" hacia Madrid, en una fecha aún por determinar, además de una nueva protesta frente al Ministerio de Industria.

Un muñeco de Mariano Rajoy, colgado de un castillete de un pozo minero en Caborana, cerca de Oviedo, en las protestas mineras. ampliar foto
Un muñeco de Mariano Rajoy, colgado de un castillete de un pozo minero en Caborana, cerca de Oviedo, en las protestas mineras. AFP

La jornada ha comenzado, como ya viene siendo habitual las últimas semanas, con cortes en varias carreteras de Asturias –17 en total– y en dos de sus líneas ferroviarias. Desde primera hora se han producido cortes intermitentes en las carreteras asturianas, como en la AS-254, la AS-253, la AS-112, la AS-246, la AS-117, y en la N-630. La Delegación se ha quejado de que los mineros han impedido la circulación por carretera desde primeras horas de la mañana, "quedando cientos de personas atrapadas en esas trampas, lo que supone una flagrante vulneración de sus derechos constitucionales". Incluso una de las barricadas, formada por una acumulación de árboles, provocó un accidente en Mieres sobre las seis de la mañana, al impactar un turismo contra ella. La mujer que acompañaba al conductor resultó herida leve.

Las protestas han sido menos violentas que en días precedentes, y no se han registrado choques importantes entre manifestantes y policía. Al mediodía, cuando sí parecía que la protesta podía derivar en enfrentamientos, el delegado del Gobierno de Asturias, Gabino de Lorenzo, pidió a los sindicatos que interviniesen para impedir "otra batalla campal" entre mineros y fuerzas de seguridad como la que se produjo el pasado viernes, que concluyó con siete heridos.

Lorenzo se refería a los incidentes que se han registrado en los pozos asturianos Santiago (Caborana) y Carrio (Barredos), que han sido tensos aunque no han terminado en choques entre agentes y manifestantes. En las imágenes distribuidas por varias agencias de las protestas en el pozo Carrio, a 30 kilómetros de Oviedo, se observa cómo los mineros arrojan una vagoneta desde un puente a la carretera después de romper las vallas de seguridad. Los huelguistas lanzan también desde el puente otros objetos, como vigas de madera, e incluso gasolina, para que arda mejor la barricada.

"La responsabilidad de cuanto pudiera ocurrir sólo será atribuible a quienes han creado la situación", dice el delegado de Gobierno de Asturias

Como consecuencia del recorte de las ayudas directas a la explotación del carbón de 190 millones (que supone una disminución del 63% de las subvenciones en un sector muy dependiente de ellas) el pasado 23 de mayo estalló una contundente conflictividad en las comarcas mineras, con barricadas en carreteras y vías férreas (hasta 60 cortes en vías públicas se llegaron a registrar en un solo día en Asturias) y el bloqueo de los accesos a localidades, además del reiterado colapso en conexiones vitales como la autopista del Huerna, que une Asturias con la Meseta.

Los mineros mantienen además encierros en tres minas, en Asturias y León. En El Bierzo, por ejemplo, siete de ellos llevan 25 días encerrados en la mina de Santa Cruz del Sil. En el pozo de Santiago de Aller (Asturias) son tres los mineros que resisten bajo tierra. Hoy mismo otros cuatro mineros se han encerrado en el Ayuntamiento de Cangas de Narcea (Asturias). Las protestas de los días pasados han dejado varios heridos –cuatro policías y tres periodistas resultaron heridos el viernes en las inmediaciones del Pozo del Sotón (El Entrego, Asturias)– y numerosos detenidos. Ante la posibilidad de nuevos conflictos, la Guardia Civil ha reforzado con 250 agentes más el dispositivo de seguridad desplegado en las últimas semanas en León y Asturias.

La huelga de la minería del carbón comenzó el pasado mes de mayo, con paros los días 28, 29, 30 y 31, y pasó a ser indefinida el pasado uno de junio, después de que concluyera sin acuerdo la reunión entre los representantes del sector y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en el marco de la comisión de seguimiento del Plan del Carbón. Las minas de carbón españolas dan trabajo en la actualidad a 7.900 obreros, en 47 explotaciones. Hace 27 años, aún daban ocupación a 52.910 trabajadores. La producción ha caído de menos de 20 millones de toneladas a los 8,5 millones de toneladas.

Más información