Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mecano de la corrupción de Ibi

Los jueces investigan al gobierno municipal del PP del municipio juguetero

La alcaldesa de Ibi, Maite Parra, del PP, en una sesión de las Cortes.
La alcaldesa de Ibi, Maite Parra, del PP, en una sesión de las Cortes.

El Gobierno del PP del municipio juguetero de Ibi (24.000 habitantes) ha escalado hasta la cima de la negra estadística en la provincia de Alicante por supuesta corrupción. En tres años, otros tantos miembros del ejecutivo local, liderado por la diputada autonómica Maite Parra, han dimitido tras ser acusados, entre otros delitos, de malversación, cohecho y blanqueo de capitales y prevaricación. Cada uno de los exediles es la punta de lanza de otras tantas piezas de un mecano de corrupción que los dos juzgados de la localidad tratan de desentrañar. La base de las tres supuestas tramas corruptas es el pago de comisiones a cambio de contratas, obras y planes urbanísticos.

La cainita disputa entre los dos antiguos sectores del PP alicantino, ripollistas y campistas (los afines a José Joaquín Ripoll, expresidente del PP de Alicante, y el expresidente de la Generalitat Francisco Camps), está en el origen de la investigación. En pleno pulso entre ambos sectores, la alcaldesa expulsó a principios de 2009 del grupo popular a la edil ripollista Felicidad Peñalver.

La reacción de Peñalver fue una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción sobre presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos, supuestos tratos de favor a familiares e incrementos desmesurados patrimonio de sus excompañeros. La denuncia de Peñalver situó en el ojo del huracán a la alcaldesa y su hombre fuerte y presidente local del PP, Miguel Ángel Agüera. La titular del Juzgado número 1 de Ibi abrió en 2010 una causa que dos años más tarde está secreta.

A principios de este mes, Peñalver amplió la denuncia con otro escrito en el que atribuía dos cuentas en Suiza a Agüera y Parra. El pasado día 21, la policía arrestó a Agüera. Dos días después, la juez lo dejó en libertad con cargos por cinco delitos: malversación, cohecho, prevaricación, negociaciones prohibidas a funcionarios y blanqueo de capitales. Agüera dimitió como edil el día de su arresto, y dejó la presidencia local del PP tras quedar imputado.

Agüera ha vivido los últimos años de su gestión con la policía y la Guardia Civil rastreando sus cuentas corrientes y su patrimonio. En su última declaración de actividades y bienes, el exlíder local del PP declaró bienes inmuebles por valor de 169.584,58 euros y otros 18.000 euros por otros bienes. Sin embargo, el patrimonio de Agüera, según la policía, es más abultado. La brigada de delitos económicos le atribuye dos coches, una moto, una colección de relojes y otra de cuadros. Y su excompañera Peñalver engorda su patrimonio con la supuesta cuenta corriente en Suiza, con un saldo de 1,3 millones de euros.

La segunda trama es consecuencia de una denuncia del PSOE en la Fiscalía de Alicante por malversación de fondos del polideportivo municipal. Por estos hechos está imputada la exedil del PP de Deportes Ana Sarabia y ha sido arrestado el gerente de la instalación por apropiarse de 150.000 euros.

La tercera tiene su origen en una denuncia que en 2010 cursó ante la fiscalía un empresario local de Ibi. El denunciante aportó una grabación en la que el exedil de Hacienda Antonio Onsurbe le exigía comisiones, a veces del 50%, por obras. En la conversación, el edil confiesa al empresario que a esa práctica no son ajenos ni Agüera ni Parra. “No hace nada [la alcaldesa], porque también ha mojado”, dice el empresario.

El lapso que los jueces investigan abarca desde 2003 hasta 2010. En ese periodo, el Ayuntamiento ha estado en manos de PP, bien en minoría o con mayoría absoluta. Y durante este espacio el Consistorio ha puesto sobre el tapete tres grandes obras, dos grandes contratas y un macroplan urbanístico. Y en la mayoría de los casos con importantes sobrecostes.

Parra, que es también diputada autonómica y que según la denuncia de Peñalver tiene una cuenta en Suiza con 1,2 millones, no está ni acusada ni imputada.