Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
los planes del gobierno

El PP logra la abstención de PNV y el apoyo de CiU a la ley de déficit cero

Montoro anuncia que será obligatorio informar de todas las cuentas en el extranjero

El Gobierno aprueba la amnistía fiscal con el respaldo de CiU

La ley de estabilidad presupuestaria saldrá adelante esta tarde con algo más que la mayoría absoluta del PP. El Gobierno logró ayer un pacto de última hora con CiU y PNV: a cambio de aceptar varias de sus enmiendas. Los nacionalistas catalanes van a apoyar la ley, mientras que los vascos se abstienen y renuncian a su voto en contra. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, intentó que el PSOE cambiara su decisión de votar en contra, pero se encontró con la negativa de la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez. Los socialistas optarán por el no porque consideran que se incumple el acuerdo del pasado agosto para modificar la Constitución y establecer en el 0,4% el déficit estructural desde 2020.

El acuerdo con CiU ha sido fruto de las negociaciones de la vicepresidenta y el ministro de Economía, Luis de Guindos, con el portavoz de los nacionalistas catalanes, Josep Antoni Duran Lleida. El Gobierno ha aceptado varias enmiendas de CiU para, por ejemplo, flexibilizar los plazos de amortización de deuda de las comunidades autónomas.

Josep Sánchez Llibra, portavoz económico de CiU, ha alabado la “sensibilidad” de la vicepresidenta y se ha referido a las previsiones de la UE que permiten que esa amortización se amplíe a 20 años, lo que alivia la situación de las Administraciones que cumplan con las exigencias de reducción de déficit.

En una mañana de intensa actividad en el Congreso, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha anunciado en el Pleno que el Gobierno obligará a los ciudadanos a informar a los organismos tributarios de todas las cuentas abiertas en entidades financieras en el extranjero. Esta medida será incluida en el Plan Antifraude que prepara el Ejecutivo y fue anunciada en el debate sobre el decreto que incluye la llamada amnistía fiscal, que permitirá aflorar dinero opaco fiscalmente con una penalización del 10%.

En el debate y discusión de ese decreto se pone de manifiesto el mapa de alianzas del Gobierno en la discusión de diversas medidas económicas, que se llevan al pleno hoy y que ocupan toda la mañana y parte de la tarde. Por una lado, se sitúa toda la izquierda, liderada por el PSOE, que se opone a todas las medidas en discusión y los partidos nacionalistas, CiU y PNV, cuyo apoyo negocia el Gobierno hasta el último minuto.

Aprobada la amnistía fiscal

El Pleno ha aprobado la convalidación del decreto de medidas fiscales que recoge la llamada amnistía fiscal y otros cambios en varias figuras impositivas, si bien el Gobierno ha cosechado los apoyos del Grupo Popular y de CiU, informa Europa Press. Durante el debate del texto, la práctica totalidad de los partidos de la oposición han valorado positivamente algunas de las medidas incluidas en el decreto, tales como la reorganización y reducción de las bonificaciones del Impuesto de Sociedades o la subida del Impuesto sobre las Labores del Tabaco.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ha logrado convencerles de la necesidad de esta amnistía fiscal --que ha denominado "regularización de activos ocultos"--, que los diputados que han intervenido en el debate han calificado con términos como "chollo para blanquear dinero".

Además, han dudado de la verdadera capacidad recaudatoria que tendrá la medida --el Gobierno cifra en 2.500 millones la cantidad que ingresarán las arcas públicas-- y han reclamado al Ejecutivo que ataque con decisión el fraude fiscal en lugar de enviar el mensaje de que "defraudar no es tan grave".

 

Más información