Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ciudadanos exigen a los partidos políticos más transparencia en las cuentas

El Tribunal de Cuentas lleva desde 2006 sin fiscalizar gastos e ingresos de las formaciones políticas

El organismo afirma que presentará los informes de 2007 y 2008 en los próximos dos meses

La sede del Tribunal de Cuentas, en Madrid
La sede del Tribunal de Cuentas, en Madrid

Mientras el Gobierno se propone que la Administración sea más transparente, la auditoría pública de las cuentas de los partidos políticos sufre un retraso excesivo: el último informe presentado por el Tribunal de Cuentas sobre la materia se remonta a 2006. Miles de ciudadanos han firmado una petición en Internet para que el organismo fiscalice cuanto antes los años posteriores. Desde el tribunal apuntan que la demora se debe a que la ley prioriza la supervisión de las campañas electorales frente a la de los partidos, pero anuncian que los informes de los años 2007 y 2008 se presentarán en los próximos dos meses.

"Exige al Tribunal de Cuentas que cumpla la ley y publique los informes pendientes", dice la petición que han firmado más de 63.000 personas (la mayoría en las últimas 24 horas) en la web de ciberactivismo  Actuable.es. Además, la etiqueta #cuentasclaras fue uno de los temas más comentados en Twitter este jueves. Según la legislación, los partidos deben presentar sus presupuestos de cada año antes de octubre del año posterior, mientras que el informe de fiscalización sobre ellas debería estar listo seis meses después. Los plazos de auditoría no se están cumpliendo.

Fuentes del tribunal explican que las formaciones políticas suelen presentar sus cuentas dentro de las fechas que marca la ley, pero los informes padecen un retraso mayor debido a que el departamento encargado de elaborarlos se encarga también de controlar los números de las campañas electorales. Los partidos tiene que presentar su contabilidad electoral, como muy tarde, 125 días tras la celebración de elecciones, y el organismo ha de emitir un dictamen en los 200 días posteriores. Se prioriza, por tanto, el control a las elecciones frente al de los partidos.

En las auditorías presentadas hasta ahora se han constatado algunas deficiencias, como donaciones de particulares que excedían los límites legales o la condonación de una deuda por parte de algún banco. Los informes se remiten al Congreso de los Diputados y debe ser la Comisión Mixta para las relaciones con el Tribunal de Cuentas la que adopte las posibles sanciones ante las irregularidades. Si hay indicios de que un partido ha efectuado un delito, se le comunica a la Fiscalía Anticorrupción o al Fiscal General del Estado.

Al retraso endémico propiciado por la ley se le suma que los 12 consejeros del Tribunal de Cuentas se encuentran en una situación de interinidad, ya que tenían que haberse renovado hace más de un año y medio. Esta circunstancia impulsa a aplazar las decisiones que pueden despertar más polémica, como son las relacionadas con las formaciones políticas. En cualquier caso, desde el tribunal confirman que los informes sobre los presupuestos de los partidos correspondientes a los años 2007 y 2008 se presentarán en los próximos dos meses.

Más información