Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma financiera sale adelante con un amplio respaldo del Congreso

La ley obligará a las entidades a provisiones de 52.000 millones ante sus riesgos inmobiliarios

Los sueldos de los directivos de las empresas que reciban ayudas públicas quedarán limitados

Guindos abre la sesión augura el empeoramiento de la economía española

Guindos charla con Rubalcaba a su llegada al Congreso.
Guindos charla con Rubalcaba a su llegada al Congreso. EFE

El pleno del Congreso ha aprobado esta mañana el real decreto ley de saneamiento del sector financiero. Esta es una de las medidas estrella del Gobierno de Mariano Rajoy desde el punto de vista económico. Después de la tensa sesión de ayer, el texto ha encontrado el respaldo de la mayoría de la Cámara baja. Junto a PP y PSOE, que ya habían anunciado su voto a favor, ha salido adelante con el apoyo de CiU y la abstención de PNV,

La sesión la ha abierto el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha augurado el empeoramiento de la economía española. El ministro ha asegurado que no ha habido recuperación de la economía desde que comenzó la crisis en 2008. Guindos ha recordado también los datos del paro y ha dicho que "hablan por sí solos". Sobre el sector financiero ha señalado que "no ha cumplido de manera eficiente su labor de facilitador del crédito". "Este problema no es exclusivo de España", ha añadido, pero el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha dicho "que España es el país donde más se ha contraído el crédito".

Con la nueva normativa, las entidades financieras estarán obligadas a realizar provisiones por 52.000 millones de euros ante sus riesgos inmobiliarios. Entre otras medidas, la ley también limitará los sueldos de los directivos de las empresas que hayan recibido ayudas públicas. 

Los socialistas ya habían avanzado que respaldarían esta reforma y ayer, su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo confirmó tras una reunión de cuatro horas con Rajoy en La Moncloa. El PSOE considera que lo propuesto por el nuevo Ejecutivo es una continuidad de lo emprendido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Este apoyo se enmarca dentro de la estrategia de "oposición útil" planteada por Rubalcaba. Por eso, tras la reunión de ayer, el líder de la oposición habló de los acuerdos alcanzados con el presidente. Además de en la reforma financiera, Rubalcaba y Rajoy pactaron unidad en la política exterior, en defensa y contra ETA. Lo que sigue siendo un asunto de fricción entre PP y PSOE es la reforma laboral.