Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

Rajoy admite en el Congreso que sus medidas no se notarán a corto plazo

El presidente insinúa que los sindicatos se oponen a la reforma laboral porque pierden poder

Duro estreno del enfrentamiento entre Soraya Séenz de Santamaria y Soraya Rodríguez

Curarse en salud y rebajar expectativas y prisas. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido de que las medidas que adopte no tendrán efectos "en el corto plazo por la situación económica internacional y, especialmente, europea".

La sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso ha sido una sucesión de críticas del PSOE a la reforma laboral aprobada por el Gobierno y una respuesta no menos dura de los miembros del Ejecutivo defendiendo, obviamente, las medidas que impulsa, y atacando a los socialistas por lo que hicieron en el Gobierno.

El líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha lanzado un duro ataque a la reforma laboral por entender que supone establecer un "despido libre y gratuito" para contratos de un año, inseguridad para jóvenes y, entre otros efectos negativos, la generalización de la amenaza "o aceptas la bajada de salarios o ahí tienes la puerta".

Rajoy ha defendido esa reformas y la ha justificado por las elevadas cifras de paro y porque, según ha dicho, la que hizo el Gobierno de Zapatero no ha servido para nada por falta de precisión.

El presidente ha lanzado una insinuación sobre las verdaderas razones de la oposición de los sindicatos a la reforma laboral: "Pierden mucho poder los sindicatos y las organizaciones empresariales, pero este Gobierno toma decisiones para el conjunto de los ciudadanos".

Primer enfrentamiento

Soraya contra Soraya con virulencia. El primer enfrentamiento entre la vicepresidenta y la portavoz socialista homónimas se ha desarrollado en términos de gran dureza.

Primero Soraya Sáenz de Santamaría ha respondido asegurando que el PSOE carece de "elementos de crítica" y aseguró que gobiernan " a la altura de la gravedad que ustedes dejaron".

En un tono parecido, la debutante Soraya Rodríguez ha hablado de "55 días de involución y marcha atrás en derechos" y ha acusado al Gobierno de mentir en la campaña electoral por no admitir que abarataría el despido y subiría impuestos y luego cuando no ha contado los detalles de la reforma.

La vicepresidenta ha cerrado usando en su favor la gestión del Gobierno de zapatero y lamentando que el PSOE vaya a hacer "una oposición de muchas descalificación y poco argumento" y "con poco sustantivo y mucho adjetivo descalificativo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >