Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madres de Plaza de Mayo acudirá al Tribunal de Estrasburgo por Garzón

La asociación nterpondrá un 'habeas corpus' al que podrán adherirse personas de todo el mundo

El juicio contra el magistrado Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo llegará al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La Asociación Madres de Plaza de Mayo, que preside Hebe de Bonafini, presentará en los próximos días una impugnación judicial ante esa corte, con sede en Estrasburgo, para repudiar “la injusta e inmoral persecución de un tribunal español” contra Garzón. La organización señaló que paradójicamente el juez está siendo juzgado por “promover el conocimiento sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos bajo la dictadura franquista”.

La asociación argentina de derechos humanos publicará en los próximos días en Internet el texto del hábeas corpus que interpondrá en Estrasburgo y un formulario para que personas y entidades de todo el mundo puedan adherirse a la causa por medio de correos electrónicos. Bonafini convocó a “todos aquellos que sientan como un imperativo de conciencia repudiar la inicua acción que ni siquiera ha sido sostenida por el fiscal de intervención ante el tribunal de la Audiencia Nacional española”. Criticó a los “nostálgicos del terrorismo franquista” que impulsaron la demanda contra Garzón y al tribunal que la admitió.

La líder de las de Madres escribió que “más allá de lo que se resuelva en sede del tribunal español, cada día de permanencia de este proceso configura un agravio” para Garzón y para todos los que se sienten “comprometidos con la defensa de los derechos humanos”. La presentación en Estrasburgo será redactada por el director de la carrera de Derecho de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, Eduardo Barcesat.

Bonafini acaba de afrontar el escándalo de corrupción en la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que se dedica, entre otros fines, a la construcción de viviendas sociales con dinero del Estado. La líder de las Madres se presentó como querellante en la causa y ha quedado excluida de las imputaciones por asociación ilícita, que han afectado a más de 60 personas, incluida su hija.

Los juicios contra Garzón también despertaron la solidaridad de otra organización argentina de derechos humanos, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que preside Horacio Verbitsky. El CELS envió una carta de apoyo a Garzón en la que señala que el proceso contra él “constituye un atentado a la independencia judicial en España que no hace más que sostener la impunidad de una ley (la de amnistía de los crímenes franquistas, de 1977) cuya declaración de nulidad fuera instada también por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, entre otros organismos internacionales, al ser considerada violatoria de normas del derecho internacional”.