Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro plantea crear una línea ICO para paliar la falta de liquidez autonómica

El ministro de Hacienda quiere dejar claro que puede controlar el déficit de las comunidades

El consejero de Madrid sugiere mayor dureza con las regiones que no cumplan

Cristóbal Montoro, con los consejeros de Hacienda autonómicos. Ampliar foto
Cristóbal Montoro, con los consejeros de Hacienda autonómicos. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha manifestado esta tarde “la disposición por parte del Gobierno de España para garantizar la estabilidad financiera de las comunidades autónomas a través de mecanismos excepcionales de liquidez”. El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha hecho estas declaraciones a la entrada del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), el cónclave en el que participan los consejeros de Economía de todas las regiones, y ha agregado que de esta medida “depende la continuación de la financiación de los grandes servicios públicos que se facilitan a los ciudadanos, la educación, la sanidad…". Montoro, que acude a una de las reuniones más decisivas del CPFF ante los graves problemas financieros y de liquidez de algunas comunidades autónomas, ha precisado: “Planteamos apoyos excepcionales de liquidez y también consideramos la creación de una línea ICO”.

La vicepresidenta económica del Gobierno de Zapatero, Elena Salgado, ya planteó en la reunión con los consejeros de Hacienda celebrada el pasado 27 de julio una línea ICO para aliviar las cuentas de las autonomías, aunque finalmente la propuesta no se llegó a concretar. El consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Collel, ha precisado que esa línea de financiación será voluntaria y que tendrá una contrapartida: las cuentas de las comunidades que se acojan a ellas estarán condicionadas al Ministerio de Hacienda. El consejero ha añadido que se ha acordado imponer sanciones a las autonomías que incumplan el objetivo de déficit pero no se han precisado, aunque se inspirarán en los modelos y precedentes europeos.

Montoro ha convocado la cita con un doble objetivo enviar un mensaje claro a los mercados de que puede controlar el déficit de las comunidades, los últimos datos revelan una desviación de 15.000 millones de euros en 2011, para lo que prevé salir de la reunión con los consejeros de Economía con un acuerdo para fijar el techo de gasto de las regiones. Además, el Gobierno tendrá que buscar alguna solución para paliar la grave situación de liquidez que atraviesan algunas autonomías. Para lograr todo ello el Gobierno deberá hacer piruetas financieras. “Pretendemos lograr el objetivo común de la estabilidad presupuestaria a través de una implicación del Gobierno superior a la que ha habido en este momento para mejorar la liquidez de las comunidades autónomas”, ha insistido Antonio Beteta, secretario de Estado de Administraciones Públicas en la sede del ministerio.

“En el acuerdo habrá instrumentos financieros que permitan mejorar el pago a los proveedores que es esencial para crear empleo y economía en nuestro país”, ha agregado. En la agenda también se prevé buscar un pacto para reducir sensiblemente el sector público empresarial de las regiones. Beteta ha evitado responder si el Gobierno está dispuesto a avalar la deuda de las comunidades autónomas como habían reclamado algunos consejeros del PP en la última reunión del CPFF.

El titular de Economía de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, ha entonado uno de los discursos más ortodoxos a la entrada del Consejo de Política Fiscal. "El Gobierno está dando soluciones para ayudar a las comunidades a conseguir liquidez pero al mismo tiempo está exigiendo que las estas se comprometan con la estabilidad financiera". Por eso, el consejero madrileño ha sugerido mayor dureza con las regiones que no cumplan el principio de estabilidad financiera. Y ha reclamado: "A las comunidades que no estén cumpliendo se les exija que para recibir esa liquidez cumplan hagan más avances aún en su estabilidad presupuestaria".

El consejero de Economía de la Comunidad Valenciana, uno de los territorios que más apuros están atravesando, se ha mostrado cauto sobre la situación y con esperanzan de que del Consejo de Política Fiscal se salga con una solución que alivia a las comunidades. “Esta reunión de hoy es muy importante creo que va a marcar un antes y un después en el tema del equilibrio de las distintas comunidades”.

El Gobierno central tuvo que avalar hace un par de semanas el vencimiento de un préstamo de 123 millones porque el Ejecutivo valenciano no podía afrontarlo. “Mantenemos que se arbitren medidas para que las comunidades podamos tener una solución para pagar a nuestro proveedores cuando los mercados financieros estén cerrados. La mejor política social que podemos hacer es pagar. Con mercados cerrados es muy difícil hacerlo. Evidentemente nosotros tenemos que ofrecer medidas valientes y sangrantes de recortes en el gasto público y comprometernos con la estabilidad presupuestaria, la reducción del déficit. Espero que hoy comencemos a ver el final del túnel y sea el principio de la salida de la actual crisis que estemos padeciendo”.