Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría advierte que el peso de la ley caerá en quien gaste más de lo que tiene

La vicepresidenta insiste en la necesidad de reformar el sistema financiero

Soraya Sáenz de Santamaría, en la clausura en Málaga de la convención del PP andaluz. A su derecha. Javier Arenas. Ampliar foto
Soraya Sáenz de Santamaría, en la clausura en Málaga de la convención del PP andaluz. A su derecha. Javier Arenas.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría repasó ayer en la clausura de la convención regional del PP de Andalucía la lección de las prioridades que el presidente Mariano Rajoy impartió en la misma tribuna 24 horas antes. La número dos del Gobierno puso especial énfasis en “tapar la herida que desangra el déficit público”, y dijo que “no es una obsesión porque sí”, sino “una imperiosa necesidad” para lograr el objetivo número uno, que es el crecimiento económico y la creación de empleo. Por eso dijo que la futura Ley de Estabilidad Presupuestaria será contundente en las sanciones y que “el peso de la ley caerá” sobre aquella Administración “que gaste o comprometa más de lo que ingrese”.

“La primera obligación de un responsable público es saber gestionar con lo que tiene y no comprometer el futuro con lo que no tiene”, expuso la vicepresidenta, que explicó que la contención del déficit es imprescindible para el mantenimiento de las prestaciones públicas. “La verdadera amenaza para el Estado de bienestar son los malos gestores que gastan mal el dinero y luego no tienen para lo que es esencial”, dijo.

Además de apelar a la responsabilidad de los agentes sociales para que alcancen un acuerdo sobre la reforma laboral, Santamaría destacó la reforma del sistema financiero y dijo que el saneamiento de los balances bancarios es indispensable para fortalecer a las entidades y que puedan dedicarse a “su principal función, que es la concesión de crédito”, algo que hoy no pueden hacer. “Necesitamos un sistema financiero fuerte, integrado por entidades solventes, quizá menos, pero mucho más eficaces y dinámicas”. El sábado, Rajoy ya dijo que serán necesarias nuevas fusiones bancarias, y se comprometió a que la reforma del sistema financiero no comportará nuevas ayudas públicas.

El papel de los bancos será además importante en la tarea a la que, dijo, deben emplearse todas las Administraciones públicas: “poner alfombra roja a los emprendedores, quitando burocracia y lastres”.