Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El objetivo de déficit previsto se desboca por culpa de las comunidades

El objetivo de déficit previsto se desboca por culpa de las comunidades

La desagradable sorpresa que dice haberse llevado el Gobierno con el déficit de 2011 se reduce, en realidad, a tres décimas de producto interior bruto (PIB). Ese ha sido el incumplimiento de la Administración central respecto a lo previsto, según los datos que avanzó ayer Mariano Rajoy en una entrevista con la agencia Efe. Se trata de la única cifra que los anteriores gobernantes no habían estimado, pues mantuvieron hasta el final que el Estado cumpliría con el 4,8% asignado. Finalmente ha quedado cerca del 5,1%. El resto de datos se fueron deslizando ya en las declaraciones públicas del Ejecutivo socialista y, más claramente, en las previsiones de los analistas.

Con las cifras desglosadas, la desviación del déficit respecto a lo esperado se acerca a los 20.000 millones de euros. El grueso (75%) corresponde a las comunidades, la inmensa mayoría gobernadas por el PP aunque en muchos casos asumieron el poder tras las elecciones del 22 de mayo. En cualquier caso, en septiembre rozaban ya el déficit permitido para todo el año (1,3%), según informó entonces Economía. Todo hacía presagiar que el cierre del año sería superior a esa cifra, aunque la desviación se ha situado en la parte alta de la horquilla: las comunidades han duplicado con creces su objetivo.

Le sigue en importancia la Seguridad Social, que frente al superávit esperado del 0,4% obtuvo un desfase de casi siete centésimas (algo que ya podía desprenderse de las declaraciones oficiales). Sí sorprenden los ayuntamientos, que se desviarán unos 1.500 millones.

Al Gobierno le queda, por tanto, un duro ajuste por delante si quiere cumplir con Bruselas y dejar el déficit en el 4,4% este año. Fuentes de la dirección del PP cifraron esta tarde, en la reunión del grupo parlamentario, entre 37.000 y 40.000 millones el esfuerzo exigido, del que las medidas ya aprobadas (subida del IRPF, del IBI...) aportarán unos 15.000. Es decir, lo más traumático está por llegar, otros entre 22.000 o 25.000 millones más. Rajoy llegó a mencionar exactamente la cifra de 16.500 millones de ajuste en el debate de investidura, el 21 de diciembre.