_
_
_
_
_

Montoro prepara el primer recorte y los ministros fijan partidas intocables

Decisiones clave se precipitan con los organigramas ministeriales a medio hacer

Teófila Martínez (alcaldesa de Cádiz), Javier Arenas (líder del PP andaluz), Carmen Crespo (delegada del Gobierno en Andalucía), Luis Rogelio Rodríguez (alcalde de Almería), la vicepresidenta Santamaría y los alcaldes de Sevilla (Juan Ignacio Zoido) y Málaga (Francisco de la Torre)
Teófila Martínez (alcaldesa de Cádiz), Javier Arenas (líder del PP andaluz), Carmen Crespo (delegada del Gobierno en Andalucía), Luis Rogelio Rodríguez (alcalde de Almería), la vicepresidenta Santamaría y los alcaldes de Sevilla (Juan Ignacio Zoido) y Málaga (Francisco de la Torre)PÉREZ CABO

Nadie duda de que el ritmo del primer Gobierno de Mariano Rajoy va a ser trepidante. En tres meses quiere rematar tantas cosas, que no hay otra opción. Pero pocas semanas serán tan frenéticas como esta. El Ejecutivo, y en especial los niveles inferiores, claves para el funcionamiento, está a medio hacer. Y en eso están la mayoría de los ministros, cerrando equipos. Pero antes que eso hay otra urgencia: el viernes tiene que estar listo el decreto de no disponibilidad que marcará durante los primeros tres meses, a la espera de los nuevos Presupuestos, la línea de los recortes, eje del Gobierno de Rajoy en este primer año.

Después del parón de fin de semana navideño, los ministros se pusieron ayer manos a la obra para preparar lo que sin duda será un difícil tira y afloja con Hacienda, habitual en todos los Gobiernos. Desde el momento en que tomó posesión, Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, ya es el enemigo de los intereses de todos sus compañeros.

Fuentes gubernamentales aclaran que el decreto de no disponibilidad que se está preparando —el que marcará que queda prohibido usar una parte del dinero que está presupuestado en las cuentas de 2011 y quedarán prorrogadas— no será lineal. Esto es, no afectará por igual a todos los ministerios, no será simplemente un cálculo automático de cuánto le toca a cada uno, en función de su participación en el Presupuesto total, para llegar a recortar 16.500 millones en todo el año.

Los ministros con menos gasto creen que el ajuste será en Fomento y Defensa

En realidad, este decreto operará solo para los primeros tres meses. A finales de marzo habrá unos nuevos Presupuestos y será ahí donde quedarán fijados los grandes ajustes de Rajoy —especialmente desaparición de organismos públicos, reducción de personal, privatizaciones y posibles subidas de impuestos, que se siguen negando oficialmente—. Por eso, el decreto de no disponibilidad de crédito no será de unos 4.000 millones de euros, esto es lo que correspondería a los tres primeros meses para empezar a hacer el ajuste.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero el hecho de que no sea lineal es clave. Estas fuentes gubernamentales coinciden en que habrá una decisión política: unos ministerios tendrán que asumir mayor no disponibilidad —esto es mayor recorte— que otros.

Y ahí vendrán todos los movimientos políticos. Los ministros, según fuentes cercanas a varios de ellos, están ya preparando no solo partidas donde pueden recortar sino sobre todo aquellas que ellos entienden que son intocables. Los ministros ya están empezando a trabajar con sus subsecretarios —todos aún los nombrados por el PSOE, que no han sido relevados— para plantear estructuras más reducidas y ver qué gastos son intocables. Y ya se están encontrando muchos, sobre todo los que implican compromisos adquiridos, señalan estas fuentes. De aquí al viernes, y en el propio Consejo de Ministros, se prevé una intensa discusión entre departamentos que deberá coordinar Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta.

Hacienda prevé una no disponibilidad para tres meses de unos 4.000 millones

Montoro aún no les ha dicho a los ministros cuánto les toca a cada uno, y ayer trabajaba intensamente para preparar ese reparto. Su departamento también tiene que ultimar el decreto que congelará con toda probabilidad el sueldo de los funcionarios, y el que actualizará las pensiones con el IPC previsto. Pero además, tiene que decidir qué porcentaje de renovación determina en plazas de funcionarios sensibles, como maestros y médicos. Rajoy prometió que congelaría todo menos las fuerzas de seguridad y los servicios sociales básicos.

Los ministros con menos volumen de gasto e inversión están más tranquilos, señalan estas fuentes. Creen que una parte les tocará pero que el grueso irá a los más inversores, en especial a Fomento o Defensa.

Departamentos como Empleo, que dirige Fátima Báñez, también podrían verse afectados, aunque en principio estas fuentes creen que se protegerá a los ministerios más sociales. Con los datos de 2011, entre este ministerio y la Seguridad Social se llevan el 45% del Presupuesto. Otro 20% es el pago de la deuda del Estado. Y casi el 8% el sistema de financiación de las autonomías. Por eso se prevé que el primer recorte se centre mucho en la inversión, aunque eso sin duda profundizará la caída de la economía.

En 2011 se fueron 8.200 millones de euros en inversión real y 33.000 millones en gastos de personal, más difíciles de reducir. La parte mayor, 208.000 millones, se fue en transferencias corrientes. Quedan cuatro días para decidir dónde se empieza a recortar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_