Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia y Murcia admiten que será “muy difícil” cumplir el objetivo de déficit

Con Castilla-La Mancha, son las comunidades más endeudadas

Ampliar foto
Rajoy, Cospedal y Arenas, en la reunión con presidentes Autonomicos

La Comunidad Valenciana y Murcia ven “muy difícil” que puedan cumplir este año con el objetivo de déficit, fijado en el 1,3% del PIB por el Ministerio de Economía. El presidente valenciano, Alberto Fabra, aseguró el pasado jueves a Mariano Rajoy que hará lo que sea necesario para cumplir el objetivo en 2012, pero que muchas de las medidas de ajuste adoptadas tras su investidura el pasado mes de julio no serán totalmente efectivas hasta el primer trimestre del año que viene.

La Generalitat valenciana cerró el pasado mes de septiembre con un déficit del 2,3% del PIB, por lo que debería reducir un punto en solo tres meses. Y para ello depende de la evolución de los ingresos, que no aumentan; de los 633 millones del Fondo de Competitividad que el Gobierno ya anunció que no adelantaría este año —y que permitirían a la Generalitat reducir en 6 décimas su déficit— y de los ajustes presupuestarios. Ayer, el Gobierno de Alberto Fabra aprobó la supresión de 10 entidades públicas que permitirán reducir el gasto en 3,3 millones hasta final de año, pero todavía no ha adoptado ninguna medida traumática.

La tercera autonomía con más déficit no puede echarle la culpa a un Gobierno autónomo anterior, como ha hecho Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha, ya que los populares valencianos gobiernan desde 1995. En cambio, Fabra responsabiliza al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de haber implantado un sistema de financiación que ha perjudicado a su comunidad. Un discurso similar al utilizado por Ramón Luis Valcárcel en Murcia. Esta región cerró septiembre con un déficit del 3,03% del PIB y es la segunda autonomía que más lejos está del 1,3% tras Castilla-La Mancha. El consejero murciano de Economía, Salvador Marín, ha admitido que será muy complicado reducir un 1,7% del déficit en tres meses.