Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exconsejero del BNG niega que cobrase de Dorribo

Fernando Blanco declara como imputado ante la juez de Lugo

Fernando Blanco, exconsejero de Industria de la Xunta por el Bloque Nacionalista Galego (BNG), negó ayer en el Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo que hubiese recibido pagos ilegales del empresario Jorge Dorribo, principal imputado en el caso Campeón. Blanco dimitió como diputado en el Parlamento gallego el pasado octubre después de que se publicasen las acusaciones de Dorribo, que asegura que le pagó comisiones ilegales a cambio de favores administrativos, al igual que al ministro de Fomento, José Blanco, y al también exdiputado autonómico del PP Pablo Cobián.

Durante el mandato de Fernando Blanco en el Gobierno gallego de coalición entre PSdeG y BNG, la empresa de Dorribo, Laboratorios Nupel, recibió una subvención de 1,6 millones de euros del departamento de I+D+i, integrado en la Consejería de Industria. Tras abandonar el poder el Ejecutivo de coalición, el que había sido jefe de gabinete de Blanco, Xoán Manuel Bazarra, también militante del BNG, fue contratado por Dorribo como gerente de una filial de Nupel con sede en Andorra.

Blanco, según fuentes jurídicas, admitió que mantuvo contactos personales con Dorribo, pero los situó en las conversaciones habituales que mantenía con diversos empresarios debido a su cargo de consejero de Industria. Por lo demás, el dirigente del BNG negó tajantemente que hubiese cobrado comisiones del empresario, imputado por un presunto fraude en subvenciones públicas. Fuentes próximas al caso dan por hecho que la titular del juzgado, Estela San José, llamará próximamente a declarar a Xoán Manuel Bazarra para confrontar el testimonio de este con el de su antiguo jefe y preguntarle por las relaciones entre Blanco y Dorribo.

“Está clarísimo que no hay caso”, sentenció tras la declaración uno de los abogados del exconsejero, Xoán Antón Pérez-Lema, quien anticipó que pedirá el sobreseímiento de la causa. La defensa de Blanco está a la espera también de que la Audiencia Provincial de Lugo resuelva un recurso de apelación para que la juez levante el secreto del sumario. El dirigente nacionalista se quejó de que se encuentra en “situación de indefensión” al no conocer exactamente los términos de las acusaciones de Dorribo contra él. “Aun así, yo declaré, como también renuncié al aforamiento, es decir al privilegio que tenía para que se pudiese aclarar cuanto antes esta investigación”, señaló Blanco, quien destacó que no había dejado sin contestar ninguna de las preguntas de la juez.

La declaración estricta del exconsejero no duró más de 45 minutos, aunque estuvo casi tres horas en el juzgado después de que se acogiese a su derecho a testificar en gallego, y la juez San José requiriera la presencia de un lingüista para transcribir correctamente sus palabras. Su abogado se quejó de que el gallego recibiese “tratamiento de lengua extranjera, aunque no por culpa de la juez”.