Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez de los ERE extiende a otras tres consejerías de la Junta su investigación

La magistrada indaga sobre 13,7 millones que recibió un exedil en ayudas directas

Mercedes Alaya, la juez que investiga el supuesto fraude en expedientes de regulación de empleo pagados con fondos de la Junta de Andalucía.

La juez del caso de los ERE, Mercedes Alaya, ha exigido a la Junta de Andalucía que le informe de si el método para las ayudas directas a empresas que utilizó la Consejería de Empleo a través del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) fue seguido por otras tres consejerías: Innovación, Ciencia y Empresa, Agricultura y Pesca y Turismo. Esta nueva área de investigación supone un salto cualitativo en el caso y supone que las pesquisas y sospechas de irregularidades por parte de Alaya salpican de este modo a cuatro de las 13 consejerías del Gobierno andaluz. Además, la juez pide a la Junta de Andalucía en un auto comunicado hoy a las partes que le aclare si además de esas cuatro hay otras consejerías que utilizaron las “transferencias de financiación a través del IFA o IDEA” para dar ayudas a empresas.

Con esta fórmula el IFA actuaba como institución pagadora de las subvenciones y mediante estas órdenes de ayudas habrían eludido la Ley autonómica de Hacienda Pública y la fiscalización administrativa, según denunció en un informe la policía. Ahora Alaya quiere aclarar cuántas consejerías eludieron el control de la Intervención General desde que en 2001 Empleo generó un fondo para empresas en crisis dotado con 647 millones.

La juez avanza “una nueva línea de investigación” que encomienda a la Guardia Civil para que detalle los 13,7 millones de euros que recibió el exedil socialista de El Pedroso (Sevilla) José Enrique Rosendo a través de múltiples empresas. Rosendo es hijo del exalcalde Rafael Rosendo y a través de sus empresas en la Sierra Norte sevillana recibió ayudas millonarias de manera discrecional y sin controles de seguimiento de las ayudas a posteriori. “La concentración en las mismas personas y en el mismo grupo empresarial de un número tan importante de ayudas públicas, realizadas a través de las transferencias de financiación, lo que implica la ausencia de procedimiento, de control de gasto y del destino de las cantidades aplicadas, obliga necesariamente a investigar” a estas empresas, destaca el auto.

Hace escasas semanas el PP denominó como la “trama Viera” el conjunto de ayudas concedidas a la Sierra Norte sevillana, consecuencia según los populares de los vínculos con estas empresas beneficiadas que mantuvo el líder de los socialistas sevillanos, José Antonio Viera, que les concedió como consejero de Empleo la gran mayoría de las controvertidas ayudas millonarias.

Más información