Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide a la ONU un informe sobre seguridad en Tinduf

Exteriores quiere que una comisión evalúe la situación en los campos de refugiados saharauis

El Gobierno ha pedido a ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, que envíe una comisión a los campamentos de refugiados saharauis para evaluar sus condiciones de seguridad, según explicó ayer en Rabat la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez. Con este informe en la mano, el Gobierno decidirá si recomienda a la evacuación de los alrededor de 50 cooperantes españoles que realizan tareas humanitarias en Tinduf.

La ministra se reunió el lunes en Madrid con representantes de la docena de ONG españolas que trabajan en la zona y estas le trasladaron su voluntad de seguir trabajando allí “por imperativo humanitario”. El cónsul español en Orán, José Manuel Rodríguez, acudió el pasado lunes a los campamentos saharauis y pidió a los cooperantes que “extremen las medidas de seguridad”, lo que incluye que se mantengan agrupados y localizados en todo momento. El Gobierno espera contar en pocas semanas con un informe preliminar del ACNUR con recomendaciones para reforzar aún más los protocolos de seguridad. Además, ha recibido garantías del Frente Polisario de que incrementará la vigilancia para evitar que se repita un ataque como el del pasado fin de semana.

La Agencia Española de Cooperación Internacional y para el Desarrollo ha excluido hasta ahora la evacuación de los cooperantes, con el argumento de que una medida de este tipo paralizaría la ayuda internacional a los refugiados saharauis —entre 90.000 y 130.000, según las fuentes—, dependiente en su mayor parte de España. Lo que sí ha hecho el Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de su página web, es aconsejar que se aplacen “todos los viajes no esenciales a la zona hasta que se puedan evaluar de manera fiable las condiciones de seguridad”. Tinduf no es solo es escenario de proyectos humanitarios, sino también de festivales de cine, música, arte, etcétera, a los que acuden numerosos españoles.

Por otra parte, Jiménez aseguró ayer que desde que el 13 de octubre fueron secuestradas dos cooperantes españolas en Kenia, su departamento ha activado una célula de crisis presidida por ella y en la que están presentes los dos secretarios de Estado, Luis Yáñez y Soraya Rodríguez, y otros altos cargos de Exteriores. Lo que no se ha reunido es el Gabinete de Crisis en La Moncloa, como ocurrió durante los secuestros del pesquero Alakrana y de los tres cooperantes catalanes y ello, según fuentes diplomáticas, porque el Gobierno considera más eficaz dar un “perfil bajo” al tratamiento del caso.

Más información