Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarra aprueba un “doloroso” primer ajuste

La comunidad anunció un recorte de 190,6 millones de euros en el presupuesto de 2011

La presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, junto al consejero de Presidencia, Roberto Jiménez. Ampliar foto
La presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, junto al consejero de Presidencia, Roberto Jiménez. EFE

Navarra se sumó ayer a la oleada de recortes autonómicos al anunciar una primera poda de 190,6 millones de euros en el presupuesto de 2011, recorte que alcanzará a finales de año los 294,3 millones. “Los pilares de nuestra economía son sólidos, pero estamos en una situación complicada que nos obliga a estos ajustes”. Así justificó el tijeretazo la presidenta del Gobierno, Yolanda Barcina, que compareció en rueda de prensa acompañada por todo el Ejecutivo foral de coalición UPN-PSN.

Barcina añadió que la medida pretende “no poner en riesgo el empleo futuro” de la comunidad, a cuyos ciudadanos pidió “comprensión”. Se trata, en palabras del vicepresidente primero, el socialista Roberto Jiménez, de una decisión “dolorosa que a ningún Gobierno le gusta adoptar y que va a suponer un gran esfuerzo para el Gobierno, para los Ayuntamientos, para las empresas, para los ciudadanos y para los colectivos”.

Los departamentos más afectados son Cultura y Turismo, que reduce su presupuesto en un 12,3%, y Desarrollo Rural, Industria, Empleo y Medio Ambiente, que lo hará en un 10%. Y aunque Educación y Salud sufrirán en menor medida la tijera, la Universidad Pública de Navarra dejará de recibir este año cuatro millones de euros, y el gasto farmacéutico otros 18 millones. Salud además deberá ahorrar cerca de 10 millones más en centros de especialidad, quirófanos y equipamientos.

Los Ayuntamientos dejarán de recibir este año 11,7 millones. Igualmente sufren recortes del 50% las acciones de formación para el empleo de trabajadores y las ayudas a empresas para proyectos de I+D+i, mientras que Fomento y Vivienda reajusta en obras y conservación de la red viaria y en ayudas a la rehabilitación de viviendas. La construcción del TAV no se verá afectada.