Una treintena de libios y sirios busca refugio en España

Dos menores del grupo permanecen en un internado de Madrid

Una familia permanece en un refugio improvisado tras huir de Sirte, mientras los rebeldes intentan tomar esta ciudad en Libia
Una familia permanece en un refugio improvisado tras huir de Sirte, mientras los rebeldes intentan tomar esta ciudad en LibiaGUILLEM VALLE

La guerra de Libia se desvanece, pero sus efectos se esparcen como un reguero de pólvora. Una treintena de represaliados por los regímenes de Trípoli y Damasco han llegado a Barajas desde el pasado viernes, según denuncia la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que ha iniciado los trámites para conseguir su reconocimiento de asilo. Se trata de familias, con una media de edad de treinta años, que confían en rehacer su vida en Madrid. También en que el Ministerio del Interior les conceda el estatus de refugiado, que se traduce en el permiso de trabajo y residencia. Los represaliados salieron de Argelia con destino a Turquía y aprovecharon su paso por Madrid para reclamar la protección asistida.

Junto al grupo, han llegado dos menores, que permanecen en un centro de acogida de Hortaleza, que depende de la Comunidad de Madrid. El resto, reside en el hostal Welcome (Vallecas) a la espera de aclarar su futuro y realojamiento. “Son muy heterogéneas, aunque predominan las personas con baja formación”, explica Paloma Saberes, de los servicios jurídicos de CEAR. Los represaliados, que padecen crisis de ansiedad, sólo se expresan en árabe y kurdo. EL PAÍS ha intentado hablar sin éxito con ellos.

Alejado del estereotipo del líder político, los libios (26) y sirios (4) que han recalado en España carecen de cargos en los partidos y significación pública.

ACNUR estima que, “tras el inicio de la feroz represión” en Siria, 7.000 personas han buscado refugio en Turquía y 3.500 en Líbano. El aeropuerto de Barajas, según CEAR, es la única vía de acceso a la protección internacional –una figura jurídica que abre la puerta a la obtención de la nacionalidad a los dos años- de los represaliados de Siria y Libia. Con la última reforma de la Ley de Asilo, “se han limitado” las posibilidades de ejercer este derecho a través de las embajadas de terceros países. Por ello, el organismo insta al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero a facilitarle las cosas a las víctimas de los conflictos del Norte de África y Oriente Próximo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Joaquín Gil

Periodista de la sección de Investigación. Licenciado en Periodismo por el CEU y máster de EL PAÍS por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene dos décadas de experiencia en prensa, radio y televisión. Escribe desde 2011 en EL PAÍS, donde pasó por la sección de España y ha participado en investigaciones internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS