Madrid se suma a las comunidades que entregan facturas sanitarias en la sombra

Los ciudadanos recibirán el documento por correo si van más de cinco veces en un año al médico El hospital de La Paz adjuntará este miércoles la justificación de los costes sanitarios

Esperanza Aguirre, durante la visita esta mañana a la fábrica de yesos de Saint Gobain en San Martín de la Vega.
Esperanza Aguirre, durante la visita esta mañana a la fábrica de yesos de Saint Gobain en San Martín de la Vega.EFE

La Comunidad de Madrid quiere que los ciudadanos sepan que la Sanidad es gratis, pero que tiene un coste. Por eso está a punto de poner en marcha una factura sanitaria informativa, también llamada factura en sombra, que empezará a entregar pasado mañana en el Hospital de La Paz. Se la llevarán en mano, junto con el informe de alta, los pacientes que hayan sido sometidos a una cirugía mayor ambulatoria (CMA) en el centro.

En octubre, la factura se extenderá a otros hospitales madrileños, también para la CMA (por ejemplo, una extirpación de amígdalas, que no requiere hospitalización). El año que viene, la Consejería de Sanidad también enviará este documento a los pacientes de atención primaria. Lo recibirán solo los ciudadanos que hayan ido más de cinco veces al médico, que es el número de atenciones que supera “la frecuentación media europea”, en palabras de la viceconsejera Patricia Flores.

Junto con la factura sanitaria de atención primaria, Sanidad enviará otra referida a la urgencia. Llegarán a los domicilios solo una vez al año, en marzo, y serán un resumen de las asistencias de uno y otro tipo en el año anterior. En diciembre, los pacientes que tengan que ser hospitalizados también empezarán a recibir la factura en mano cuando sean dados de alta. Como en el caso de la CMA, el primer hospital que lo hará será La Paz.

En el futuro, Sanidad quiere extender la factura a las consultas externas, al hospital de día y a todos los pacientes de atención primaria, ha asegurado el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty. “No se va a cobrar nada a nadie”, ha repetido varias veces durante la rueda de prensa en la que ha presentado el sistema.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, anunció durante su discurso de investidura, en junio pasado, que pensaba poner en marcha la factura sanitaria informativa. Aseguró que quería que los ciudadanos conocieran el coste económico de su asistencia.

Preguntado por la relación coste-beneficio de la factura, el consejero ha asegurado que el software que se ha desarrollado para poner en marcha el sistema ha costado 250.000 euros. Según ha dicho, el único coste de la gestión diaria de la implantación de la factura será “el de un folio” que se le entregue al paciente al darle el alta. Preguntado de nuevo por el presupuesto para enviar a los ciudadanos la factura a su casa, ha añadido que únicamente será “el coste de franqueo”, que no ha precisado. “El beneficio es la información”, ha afirmado el consejero.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“No tiene literalmente nada que ver” la factura informativa con el documento interno de la Consejería de Sanidad en el que se analizaban diferentes posibilidades de copago, ha asegurado Fernández-Lasquetty. El consejero ha repetido, como ya hizo cuando ese documento vio la luz hace unos meses, que nunca ha formado parte de su política el copago.

La factura informativa no incluirá costes reales del tratamiento, sino costes medios calculados con datos de todo el sistema sanitario.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS