Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

8.000 millones solo para cubrir déficit

La Generalita no contempla la idea de Rubalcaba de que en 2012 se destine ese dinero a Sanidad

Más allá de pedir una moratoria para saldar sus deudas con el Gobierno central, la Generalitat tiene otro objetivo a medio plazo: evitar que prospere la idea del candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de que los 8.000 millones extra que el Estado destinará a las comunidades en 2012 deba destinarse íntegramente a la sanidad. El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, dio por descontado ayer que esto no será así. “Estos 8.000 millones irán todos a cubrir déficit”, aseguró. En opinión del Gobierno catalán, las autonomías deben tener margen para destinar este dinero. “No se nos puede exigir que se cubran los objetivos de déficit y al mismo tiempo decirnos que el dinero se destine a unas políticas determinadas”, manifestó Homs.

El otro asunto que lleva de cabeza al Ejecutivo de Artur Mas es el elevadísimo precio que deben pagar las comunidades autónomas para colocar deuda en los mercados. De ahí que una de las medidas que hoy pedirá el consejero de Economía de esta comunidad, Andreu Mas-Colell, será que el Gobierno central avale las emisiones de deuda autonómica, un gesto que debería dar más confianza a los inversores y, por lo tanto, rebajar un poco el tipo de interés a pagar. Actualmente, las comunidades autónomas están pagando en intereses dos puntos más de media que la Administración central.

La Generalitat también espera que la reforzada mayoría de comunidades del PP en el Consejo de Política Fiscal ayude a hacer fuerza para que el Gobierno pague este año los adelantos del Fondo de Competitividad, que en el caso de Cataluña ascienden a 1.350 millones.

En su conferencia de prensa posterior a la reunión semanal del Gobierno Homs también puso encima de la mesa la anunciada interrupción de las subvenciones del Gobierno a las comunidades que no se ajusten al déficit. Fue en este punto donde Homs desplegó todo su catálogo de calificativos negativos hacia el Gobierno.

Con todo, donde más énfasisi puso Homs fue a la hora de justificar por qué se suman a la demanda de las comunidades del PP para demorar sus deudas con el Gobierno central. En los próximos cuatro años, la Generalitat tendría que retornar anualmente 623 millones de euros por los anticipos cobrados en 2008 y 2009, en concepto de IRPF, IVA e impuestos especiales, ya que los ingresos reales en esos años han resultado ser muy inferiores a las previsiones realizadas en su momento por el Gobierno central.

En 2008 la Generalitat recibió 552 millones de euros de más y en 2009 la cifra ascendió a 1.940 millones, lo que totaliza 2.492 millones, a devolver en cuatro anualidades, hasta 2015.

Dados los agobios financieros por los que atraviesa, el gobierno catalán desearía aplazar para más adelante el pago de los 623 millones de euros de anualidad que le tocaría pagar en 2012.

M. NOGUER, Barcelona

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >