_
_
_
_
_

Las 1.300 farmacias de Castilla-La Mancha alertan del desabastecimiento

La mora asciende a 100 millones

Varios envases de medicamentos.
Varios envases de medicamentos. GARCÍA CORDERO

“Vivimos con la soga al cuello”. Dolores Espinosa, presidenta de Fefcam, la principal patronal de farmacéuticos de Castilla-La Mancha, se muestra “desesperada”. Denuncia que los 1.300 boticarios de la región no cobran desde mayo, la primera vez que ocurre en la historia de la Junta. La mora asciende a 100 millones y la asociación, que representa al 60% del sector, baraja denunciar a la Administración regional. “Es una situación insoportable para una pequeña empresa”, dice indignada Espinosa.

Sobre la mesa, la amenaza del desabastecimiento. Si no se cobra, el almacén se vacía y los clientes quedan desatendidos. Las reboticas almacenan existencias para 15 días, según fuentes del sector. “Es la primera vez que ocurre esto”, afirma Espinosa, que recuerda que el 70% de las farmacias son microempresas, cuya continuidad (y la de sus 2.000 empleados) depende de la disciplina de la Sescam, que es como se denomina el servicio de salud autonómico.

Los farmacéuticos castellanomanchegos recibían hasta mayo con puntualidad británica su minuta. La Junta les pagaba el 20 del mes posterior a la emisión de sus facturas, según un acuerdo “que siempre se cumplió”, según la patronal. La Ley de Morosidad aprobada en 2010 obliga al sector público a pagar en 50 días (en 30 a partir de 2013). El Consejo de Colegios Oficiales de Castilla-La Mancha alertó ayer del “riesgo de desabastecimiento de medicamentos” en las farmacias por la deuda. “Existe una gran preocupación, indignación e incertidumbre entre los socios”, dice Rosa López-Torres, su presidenta, con la que EL PAÍS intentó contactar sin éxito y solo aceptó responder a un cuestionario. “[Las farmacias] están en un nivel de rentabilidad tan bajo que, difícilmente pueden financiar la compra de medicamentos”, argumenta por correo electrónico.

Más información
La deuda de la sanidad española se dispara más allá de los 9.400 millones
Cataluña y Andalucía exploran nuevos recortes farmacéuticos

El exconsejero de Sanidad José Luis Martínez Guijarro exculpó ayer al Ejecutivo del socialista José María Barreda de los impagos. Aseguró que la Junta no autorizó la cuota de junio para no interferir con el traspaso de poderes y afirmó que el nuevo Gobierno ha tenido margen para abonar las facturas, informa Eva Sáiz. La presidenta Dolores de Cospedal (PP) tomó posesión del cargo el 22 de junio.

Los farmacéuticos manchegos no se han reunido todavía con la presidenta autonómica, pero sí con su responsable de Sanidad, José Ignacio Echániz, que les prometió una solución, que no concretó. El consejero comunicará su fórmula de pago de las facturas el próximo miércoles (coincidiendo con el impago de la segunda cuota, que elevará la deuda definitivamente a 100 millones). En su primera toma de contacto con los boticarios, Echániz echó mano del argumento de las facturas en los cajones heredadas de la Administración socialista, según una fuente presente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Joaquín Gil
Periodista de la sección de Investigación. Licenciado en Periodismo por el CEU y máster de EL PAÍS por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene dos décadas de experiencia en prensa, radio y televisión. Escribe desde 2011 en EL PAÍS, donde pasó por la sección de España y ha participado en investigaciones internacionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_