Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amabilidad con los políticos vivos, con excepciones

El Diccionario Biográfico omite el 11-M en el texto sobre Aznar, que sí cita en el de Acebes

Algunas entradas son meras recopilaciones de datos, otras incluyen una fuerte carga ideológica

A Arzalluz lo acusan de "frío oportunismo" en sus relaciones con ETA

El director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, posa junto a varios tomos del Diccionario Biográfico Español. Ampliar foto
El director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, posa junto a varios tomos del Diccionario Biográfico Español. EFE

El Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de Historia es más aséptico con los vivos que con los muertos, aunque lo que más llama la atención del texto es la disparidad entre unas biografías y otras. En una aparece el 23-F como intento del golpe de Estado y en otras son “sucesos”. En algunas se detalla lo ocurrido en torno al PP y los atentados del 11-M y en otras no. Cada biógrafo ha tenido libertad para redactar su entrada sin un control posterior de contenidos, lo que provoca un cierto caos en la lectura. En la Real Academia de Historia (RAH), de cualquier modo, no están aún todos los tomos. Hay 20, por lo que solo se pueden consultar las entradas hasta la letra efe. Habrá que esperar aún para ver cómo han quedado retratados personajes como José Luis Rodríguez Zapatero, Alfonso Guerra o Federico García Lorca.

De las disponibles, hay biografías absolutamente neutrales, de rigor notarial sobre fechas, cargos y eventos, sin ninguna carga ideológica o interpretativa. Ocurre, por ejemplo, con las de la ex vicepredenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, o la del exlíder de Izquierda Unida Julio Anguita. Otras se lanzan a los adjetivos. En la del exministro socialista Juan Alberto Belloch, por ejemplo, se define a Antoni Asunción como “honesto y competente” sin mayor explicación y a Xavier Arzalluz le acusan de haber mantenido unas relaciones “muy ambiguas” y del más “frío oportunismo” con la banda terrorista ETA. Otras, finalmente, son absolutamente laudatorias del personaje, omitiendo datos básicos de la biografía. En el caso del expresidente José María Aznar, su salida del Gobierno tras las elecciones posteriores a los atentados del 11-M se saldan con verificar que el PP perdió “en un clima social traumático”. En la de su ministro del Interior, Ángel Acebes, sin embargo, sí se alude a que tardó demasiado tiempo en reconocer que el atentado no había sido obra de la banda terrorista ETA.

La Real Academia de la Historia decidió incluir personajes vivos que hubieran nacido antes de 1950, pero finalmente decidieron hacer algunas excepciones para permitir la entrada al Diccionario a los Príncipes de Asturias. Curiosamente las biografías de Don Felipe y Doña Letizia, así como las de las infantas Elena y Cristina, no han sido redactadas por ningún colaborador identificado, si no que han sido firmadas por la Casa Real. La entrada sobre el Rey, que todavía no se conoce, ha sido escrita por Vicente Palacio Atard, su biógrafo oficial.

Tampoco la biografía de Bibiana Aído, la persona más joven que figura en la obra, ha sido encargada a un colaborador. El Diccionario se limita a reproducir el texto que figuraba en la página web del antiguo Ministerio para la Igualdad.

Xavier Arzalluz

Sus relaciones con la banda terrorista ETA, con las que en cierto modo compartía objetivos, han sido muy ambiguas

El Diccionario Biográfico Español, sobre Xavier Arzalluz

“Influenciado por las doctrinas separatistas y etnicistas de Sabino Arana, ha hecho gala de más absoluto pragmatismo al servicio de sus objetivos políticos apoyando, a cambio de importantes concesiones, a los gobiernos de Madrid necesitados de sus diputados en el Congreso para conseguir mayorías. Sus relaciones con la banda terrorista ETA, con las que en cierto modo compartía objetivos, han sido muy ambiguas y del más frío oportunismo reflejado en su famosa frase “unos sacuden el árbol, pero sin romperlo, para que caigan las nueces, y otros las recogen para repartirlas”.

Leopoldo Calvo-Sotelo

El segundo presidente de la democracia no merece mucho espacio en el Diccionario Biográfico. De hecho, tras el nombre, donde se cita la profesión, no aparece que fuera presidente, a diferencia de lo que ocurre con Felipe González o José María Aznar. Su papel como jefe de Gobierno apenas merece tres párrafos que hablan de la adhesión de España a la OTAN el 30 de mayo de 1982 y la aprobación de la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA).

Felipe González

“En el debe de su balance aparecen los casos de corrupción administrativa y política que protagonizaron algunos cargos de su Gobierno y miembros de su partido, y la discutida política antiterrorista, incluida la pervivencia de fenómenos de guerra sucia contra ETA. Ambas cuestiones fueron hábilmente utilizadas por la oposición de José María Aznar para derrotarle, aunque por muy estrecho margen, en las elecciones de 1996”, afirma el biógrafo de González, Juan Luis Cebrián.

La oposición encabezada por José María Aznar había constituido una especie de coalición mediática con periodistas (...) que se dedicaban a denunciar toda clase de corrupciones, reales o imaginarias

El Diccionario Biográfico Español, sobre Felipe González

“El crecimiento económico facilitó un enriquecimiento rápido de muchos sectores y originó movimientos especulativos y corruptelas que terminaron por salpicar la imagen del partido en el gobierno. El primer escándalo, aunque de proporciones menores, lo protagonizó el hermano del vicepresidente Alfonso Guerra, que fue acusado de tráfico de influencias. Guerra, representante del sector crítico del partido (…) acabó dimitiendo en enero de 1991. Ya por esas fechas, la oposición encabezada por José María Aznar había constituido una especie de coalición mediática con periodistas irritados por la política felipista y que se dedicaban a denunciar toda clase de corrupciones, reales o imaginarias, en un esfuerzo inequívoco por desalojar a los socialistas del poder. Las acusaciones se centraron fundamentalmente en cuestiones de malversación económica y en las prácticas delictivas en la lucha contra el terrorismo. Aunque se demostró que muchas de las acusaciones que se vertieron, especialmente las que afectaban de modo personal al propio González, no pasaban de ser infundios, otras graves denuncias pudieron ser confirmadas”.

José María Aznar

“Junto a los logros de política económica, destacan los alcanzados en política exterior”, dice Manuel Jesús González González sobre el expresidente popular en relación a su primera legislatura (1996-2000). Con respecto a la participación de España en la guerra de Irak, uno de los episodios más controvertidos de Aznar, la decisión se inscribe dentro de la estrategia para que el país deje de ser “de segunda” en el ámbito internacional.

Junto a los logros de política económica, destacan los alcanzados en política exterior

El Diccionario Biográfico Español, sobre José María Aznar

“Se impulsó definitivamente la integración atlántica, sin descuidar su aportación a lo que entiende Aznar como la auténtica Europa unida en valores y estrategia con EE UU”, se señala en el análisis de la segunda legislatura. “En este contexto es cuando España trata de conseguir y consigue dejar de ser un país de segunda en el concierto internacional. Y en esta estrategia se inscribe la decisión presidencial de apoyar la actuación norteamericana en Irak, lo cual, junto a la huelga general contra la reforma laboral y el aprovechamiento, desde la oposición socialista, del hundimiento del petrolero Prestige, desgastan ante la opinión pública el segundo Gobierno Aznar”. Sobre los sucesos del 11-M y la ocultación de información a la ciudadanía sobre que el atentado terrorista había sido obra de los islamistas, el biógrafo se limita a comentar que “en un clima social traumático, tras el atentado terrorista del 11-M, el PP pierde las elecciones del 14 de marzo de 2004”.

Ángel Acebes

“No obstante, pese a reducir drásticamente la amenaza terrorista de ETA, su etapa como ministro se vio empañada precisamente por el fenómeno del terrorismo, correspondiéndole hacer frente a la tarea más difícil de su etapa en Interior, la explosión de cuatro trenes de cercanías el 11 de marzo de 2004 en Madrid, solo tres días antes de las elecciones generales, el atentado terrorista más grave que ha sufrido España y Europa occidental en su historia, encargándose, junto al entonces portavoz del Gobierno Eduardo Zaplana, de informar a la opinión pública, resultando su actuación muy controvertida al mantener durante un tiempo demasiado prolongado la hipótesis de que el atentado había sido obra de ETA cuando ya existían pistas que apuntaban al fundamentalismo islámico”.

Esperanza Aguirre

Como concejal de Medio Ambiente “emprendió vigorosos procesos de privatización en materia de recogida de basuras, cuyo reciclaje comenzó bajo su mandato”. “Aunque las privatizaciones no gozaban entonces de muy buena prensa, Aguirre encontró en su nuevo cargo materia suficiente para aplicar sus convicciones liberales y también ecológicas”.

En su etapa en el Ministerio de Cultura tuvo dos objetivos: “Compatibilizar el derecho constitucional a recibir una enseñanza gratuita con el de elegir libremente un centro educativo”. Acerca de su papel en el Senado: “Según parece, el presidente Aznar quería en ese puesto un baluarte contra la reforma subrepticia de la Constitución, pretendida por los nacionalistas al hilo de la reforma del Senado”.

Sobre las elecciones de 2003, Manuel Jesús González González explica:“La unión de los partidos de izquierda le hubiera impedido formar gobierno. Pero Aguirre se encontró con una sorpresa: dos diputados socialistas no comparecieron a la votación para formar la mesa presidencial de la Asamblea. Las tensiones internas en el socialismo madrileño, el incumplimiento de promesas electorales y la intención de asignar demasiadas consejerías a IU explican la actuación de los dos representantes socialistas”.

No pocos observadores vieron (...) una capacidad especial para adoptar decisiones rápidas en situaciones críticas o para adaptarse a lo inesperado

El Diccionario Biográfico Español, sobre Esperanza Aguirre

Además, el texto remarca que “durante su mandato se enfrentó reiteradamente a las actuaciones del Gobierno de Rodríguez Zapatero”. Señala que Aguirre "recuerda sin descanso que la Administración central no ha invertido 'ni un solo euro en obra nueva' y critica 'las amistades peligrosas' de Zapatero con 'gobiernos despóticos como los de Fidel Castro, Evo Morales o Hugo Chávez”.

Acerca del accidente helicóptero y el atentado en Bombay, el texto reza: “En estos episodios no pocos observadores vieron al lado del beneficio de la suerte, una capacidad especial para adoptar decisiones rápidas en situaciones críticas o para adaptarse a lo inesperado”.

Durante su gestión gubernamental (...) se lograron considerables éxitos en la lucha antiterrorista

El Diccionario Biográfico Español, sobre José Luis Corcuera

José Barrionuevo

“Involucrado en diferentes asuntos ilícitos acaecidos durante el periodo en el que Felipe González estuvo al frente de la Presidencia del Gobierno, Barrionuevo fue inculpado y condenado por su participación en el secuestro de Segundo Marey, cometido por miembros de los GAL. Ingresó en prisión en 1988 pero la ejecución de la condena quedó suspendida por el Tribunal Constitucional y fue puesto en libertad el 29 de diciembre de 1998 y en 2004 en libertad definitiva. También fue inculpado y juzgado en el llamado caso de los fondos reservados, aunque en esta ocasión resultó absuelto el 22 de enero de 2002”.

Juan Alberto Belloch

El biógrafo José Manuel Cuenca Toribio ensalza su “brillante gestión” como miembro del Consejo General del Poder Judicial (1990-1993) . Después valora su papel como ministro del Interior: “Tras los escándalos de los GAL y, sobre todo, de Luis Roldán, primer director general civil de la Benemérita –prófugo y declarado en rebeldía después del descubrimiento de sus delitos y gatuperios, que motivaron la dimisión del propio ministro del Interior, el honesto y competente político valenciano Antoni Asunción, directo e íntimo colaborador de Belloch al frente de la Dirección general del Instituciones Penitenciarias- accedió a la encarecida petición de Felipe González de encargarse del Ministerio del Interior”. El balance “no fue en exceso positivo al no haberse rematado casi ninguna de las principales iniciativas de su gestión y abriendo por el contrario nuevos frentes de oposición y crisis dentro del aparato gobernante, como entre otros ejemplos lo evidencian la resonante ruptura con su colega y colaborador de entonces Baltasar Garzón, el discutido nombramiento como general de la Guardia Civil del coronel Galindo o la apertura de una muy criticada vía de negociación con la banda criminal ETA bajo la supervisión de la secretaria de Estado, la magistrado Margarita Robles”.

José Luis Corcuera

“Durante su gestión gubernamental concluida en noviembre de 1993 se lograron considerables éxitos en la lucha antiterrorista (…) Inspirador de la controvertida Ley de Seguridad Ciudadana, acerbamente criticada desde algunos medios periodísticos y de la opinión pública –ley de la patada en la puerta en la terminología mediática del momento- y con cuya positiva tramitación en el Tribunal Constitucional había ligado su destino político, las ligeras enmiendas de dicho organismo al texto determinaron su salida ministerial. Objeto ulteriormente de un híspido debate bajo la acusación de algunos sectores mediáticos de lucro personal y derroche institucional, sería exculpado de cualquier enriquecimiento ilícito por parte del tribunal que, en unión de otros ex altos cargos del Ministerio del Interior, le juzgara”.

José Bono

En una escueta entrada de apenas tres párrafos, Juan Sisinio Pérez Garzón da cuenta de los datos más relevantes de la vida pública del presidente del Congreso de los Diputados y se limita a hablar de sus discursos publicados como presidente de Castilla-La Mancha, que “reflejan los retos y la actividad desplegada en los múltiples ámbitos en los que se ha implicado, tanto para la construcción de la comunidad castellano-manchega como para la renovación del socialismo español”.

Bibiana Aído 

“Fue nombrada delegada provincial de la Consejería de cultura de la Junta de Andalucía en Cádiz el 11 de febrero de 2003, cargo que ocupó hasta julio de 2006, al pasar a ser directora de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, dentro de esa misma Consejería. El 14 de abril de 2008 es nombrada ministra de Igualdad, ministerio de nueva creación. Se convierte en la mujer más joven que ha ocupado un ministerio de la democracia”.