Los jóvenes que resucitaron la tierra muerta

Una pequeña organización de Kenia está logrando acabar con la inseguridad alimentaria en las zonas más áridas del país gracias a la tecnología

En la imagen, un joven labra la tierra de un campo antes inerte y donde ahora crecen vegetales gracias al regadío. En el vídeo, la historia completa.African Slum Journal

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la sección Planeta Futuro por su aportación informativa diaria y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Más información

“Lo pasamos muy mal. Podemos llegar a sembrar cuatro veces sin resultado”, se quejan unas agricultoras kenianas. Porque no llueve. Muchas personas han perdido la esperanza de conseguir que sus cultivos prosperen y los han abandonado. Alrededor de 1,8 millones de kenianos viven en zonas rurales áridas y semiáridas, un escenario donde la tierra no da los alimentos necesarios, principalmente por culpa de las escasas lluvias y de la ausencia de técnicas agrícolas modernas. La consecuencia directa es que estas personas acaban enfrentándose a una grave inseguridad alimentaria.

Pero una técnica muy antigua ha llegado al rescate de los campesinos de esta región. Se trata del regadío. En este rincón de Kenia, es una novedad. Este reportaje de African Slum Journal relata cómo una organización sin ánimo de lucro llamada Dadreg está ayudando a los agricultores, introduciendo esta nueva tecnología para que las mujeres y los jóvenes, principalmente, puedan sacar más provecho a sus campos de cultivo. “El regadío es bueno porque no sabíamos que podíamos sembrar plantas como estas y que crecerían. Ahora hemos descubierto que pueden crecer aquí”, manifiesta una de las beneficiarias. Desde que están usándolo, han germinado coles, sandías, tomates y repollos. Hasta plátanos.

Y, además de organizar cursos de formación, enseñar a desparasitar animales e incluso a espantar a los salvajes que destruyen las cosechas, como los hipopótamos, el proyecto genera empleo local. “Mucha gente se pregunta cómo un joven puede interesarse por la agricultura. Pues yo le digo que es mejor porque ahora trabajo para mí”, comenta orgulloso uno de los protagonistas que ha logrado un puesto de trabajo gracias a esta iniciativa.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50