_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

España defendida

Los que hemos criticado la vergonzosa sumisión de Sánchez a Washington, a Rabat o a Waterloo, ahora debemos reconocer su valentía frente a Tel Aviv. Pero hay una derecha que no se entera de nada

Pedro Sánchez Netanyahu
Pedro Sánchez saluda a Benjamin Netanyahu durante su visita a Israel el 24 de noviembre.BORJA PUIG DE LA BELLACASA (Pool / Moncloa)

España está en crisis diplomática con Israel a raíz de las palabras del presidente Sánchez. Palabras tibias que piden un alto el fuego donde debería pedirse el fin de una ocupación, que pretenden que Israel mate menos o mejor, pero reconociendo su derecho a matar, que hablan de “insoportable número de muertes” donde deberían hablar de genocidio, que equiparan a invasor e invadido. Y, sobre todo, palabras vacías que no incluyen ninguna medida de presión; todo lo contrario, acompañan millonarias compraventas españolas a la industria armamentística israelí. Pero, pese a todo, palabras necesarias en un Occidente donde casi nadie se atreve a la más mínima crítica a Israel, no vayan a acusarnos de terroristas. O peor aún: de antisemitas.

Los que hemos criticado la vergonzosa sumisión de Sánchez a Washington, a Rabat o a Waterloo, ahora debemos reconocer su valentía frente a Tel Aviv. Pero hay una derecha que no se entera de nada y dice que esta crisis diplomática es otra metedura de pata internacional del presidente, como cuando se cargó la tradicional buena relación con Argelia. No es cierto: la relación de Israel con España es mala desde tiempos de Franco. Sánchez la pifió con Argelia desoyendo la opinión de la ONU sobre el Sáhara, mientras que aquí se enfrenta a Israel haciendo valer el derecho internacional de la ONU.

Esa derecha que falsamente le acusa de desprestigiar a España en el extranjero está en buena medida comprada por el dinero sionista, cosa que callan mientras denuncian que la izquierda está financiada por Soros. Callan también ahora sobre lo que machaconamente habían bautizado como “cultura de la cancelación”, porque ya no es “la progresía” la canceladora sino los sionistas, que pretenden “cancelar” en España a políticos y periodistas. Primero fueron a por Belarra y no dijimos nada porque no somos de Podemos. Luego fueron a por Sánchez y no dijimos nada, porque no somos del PSOE. Pero, ¿quién quedará para decir algo sobre un Marruecos que se ha convertido en socio prioritario de Israel, o sobre los anglos, que mantienen su colonia en Gibraltar igual que sus socios israelíes mantienen sus colonias en Palestina, o sobre Puigdemont y los independentistas, que no buscan el favor de Rusia sino de Israel?

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Nuestras derechas acabarán callando sobre todo lo que les pida Netanyahu, en vista de que no están siendo capaces de cerrar filas con y por España en un momento en que Israel está inventándose las gravísimas acusaciones de que estamos favoreciendo a Hamás. Y va más allá: dice que Hamás (una facción que solo opera en la región palestina) es lo mismito que ISIS o Al Qaeda (yihadistas de ámbito global) y, por lo tanto, o aplaudimos que Israel asesine un niño cada 15 minutos o acabaremos sufriendo las consecuencias en forma de atentados en Madrid y Barcelona. Estas palabras son, como mínimo, un desprestigio intolerable hacia España. Una amenaza en el peor de los casos, sabiendo que provienen de la patria del Mossad, expertos en bombardear a sus aliados en “operaciones de falsa bandera”. Como decía Quevedo, España ha de estar defendida “de los tiempos de ahora y de las calumnias de los noveleros y sediciosos”. La pregunta es quién está dispuesta a defenderla de todos ellos. Quién está dispuesto a ser patriota antes que político.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Ana Iris Simón
Ana Iris Simón es de Campo de Criptana (Ciudad Real), comenzó su andadura como periodista primero en 'Telva' y luego en 'Vice España'. Ha colaborado en 'La Ventana' de la Cadena SER y ha trabajado para Playz de RTVE. Su primer libro es 'Feria' (Círculo de Tiza). En EL PAÍS firma artículos de opinión.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_