_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Amnesia

Del asesinato de Ernest Lluch nos acordamos muy bien todos los que lo vivimos, de cualquier color político

Ernest Lluch, durante una entrevista para EL PAÍS en 1996.
Ernest Lluch, durante una entrevista para EL PAÍS en 1996.Silvia T. COLEMENERO

El 21 de noviembre del año 2000, ETA asesinó en Barcelona al exministro socialista Ernest Lluch. Le mató en el garaje de su casa, tras acosarle entre los vehículos aparcados. Pese a lo que en un rapto de lirismo buenista dijo una falsa ingenua, Lluch nunca hubiera pretendido dialogar con sus asesinos (como si fuese “diálogo” lo que uno mantiene con el pistolero que viene a buscarnos) sino escapar, salvando el pellejo. Aquellos euskobestias no se lo permitieron y fue una mujer —¿mujer?— la que según parece le dio el tiro de desgracia. En aquellos días eran frecuentes bodas de sangre como esa y algunas se hacían borrosas por la trágica costumbre: había muertos de primera, de segunda y hasta de tercera, que pasaban por allí. Pero del asesinato de Lluch nos acordamos muy bien todos los que lo vivimos, de cualquier color político, y no como los jóvenes antifascistas de hoy, que como solo saben lo que les cuentan en la lección de catecismo no “recuerdan” más que a los fusilados por Franco. Hace ya 23 años de aquello, casi una eternidad.

En cada aniversario, el PSOE ha recordado en sus redes al asesinado y a sus asesinos. Pero en 2023, el tuit ritual sólo mencionaba la muerte del exministro socialista, catalán y por tanto español, pero no la nombradía de los criminales, vascos y por tanto españoles también. ¿De qué había muerto Lluch? Ah, vaya usted a saber, hay tanto virus suelto. Este olvido escandalizó incluso en estos tiempos en que tragamos con todo y a las pocas horas se rectificó el tuit con cierto sonrojo. Pues me parece mal. Cinco días antes, el socialista Sánchez se había amancebado con Bildu para sacar su investidura. Algunos cómplices hasta se atrevieron a decir que a Lluch le hubiera encantado la componenda. ¡Hipócritas! De verdad, mejor la amnesia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_