_
_
_
_
columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Putin quiere que dure

La guerra larga es económicamente un desastre global. Entraña un peligro nuclear permanente y un enorme potencial expansivo

Militares ucranios se preparan para disparar una pieza de artillería en la zona de Bajmut.
Militares ucranios se preparan para disparar una pieza de artillería en la zona de Bajmut.MADELEINE KELLY (Europa Press)
Lluís Bassets

A nadie le interesa tanto la guerra larga como a Putin. Apostó por la más corta posible, la guerra relámpago, pero perdió y pasó a la fase siguiente. Ahora solo le interesa una guerra prolongada, hasta que se enquiste como un tumor maligno y paralizante en el costado de Europa.

Siempre habrá un depósito de benévolos argumentos para desviar las responsabilidades y aliviar la buena conciencia. La industria de guerra proporciona el más impresionante. Hay pocas dudas sobre la evolución de las acciones de los fabricantes de armas, pero no es razonable deducir que quienes las dirigen o son sus tenedores se han organizado y han conseguido obstaculizar cualquier iniciativa para pararla o terminarla.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

De igual o peor calibre es el que atribuye a la Casa Blanca la voluntad y el interés por prolongarla y exhibe como prueba los continuos y crecientes suministros de armas a Ucrania. A Estados Unidos, como a los 50 países aliados de Ucrania, le interesa terminar cuanto antes. Lo han explicado dos académicos estadounidenses, Samuel Charap y Miranda Priebe, en un trabajo muy ponderado titulado Evitando la guerra larga, de Rand Corporation, disponible aquí.

La guerra larga es económicamente un desastre global. Entraña un peligro nuclear permanente y un enorme potencial expansivo, que amenaza los propósitos iniciales de Biden de mantenerla circunscrita a Ucrania y evitar la participación directa de la OTAN. Putin lo sabe. Cuanto más larga, más difícil será mantener la unidad hasta ahora ejemplar de los aliados. O que se concentren en otras tareas, como responder adecuadamente al desafío de China, tanto el global como el asiático de dominar Taiwán. La guerra larga interesa en todo caso a Xi Jinping, primer beneficiario de una Rusia exhausta y rota, lista para que su enorme vecino empiece a engullirla lentamente.

Una demanda célebre de Winston Churchill a Franklin Delano Roosevelt en 1940, después de la retirada británica del continente en las playas de Dunkerque, explica perfectamente el actual esquema: “Dadnos las herramientas y nosotros terminaremos la faena”. No fue así en la Segunda Guerra Mundial, pero ahora es lo que Zelenski está diciendo a Biden y a todos los aliados. De ahí la disposición a armar a Ucrania para que venza a Putin, en una operación como la llamada lend and leasing (préstamo y arriendo) con la que Washington pertrechó a británicos y soviéticos para que vencieran a Hitler, antes de verse obligados a entrar directamente en el conflicto por el ataque japonés a Pearl Harbor.

No termina aquí el argumento sospechoso respecto a Estados Unidos. La segunda parte va más lejos. A la falacia se suma la ignominia. Ya no habría guerra si Ucrania se hubiera quedado desarmada, claro. Tampoco habría Ucrania. Y a buen seguro, muy poca Unión Europea y escasa Alianza Atlántica. Quizás nada quedaría de ambas. El sueño de Putin hecho realidad.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Lluís Bassets
Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_