Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los desgraciados de la División Azul

Está claro que la España en la que vive el concejal Fanjul no es la España en la que vivo yo, pero la democracia exige que vivamos en el mismo país

Calle de los caídos de la División Azul, en Madrid.
Calle de los caídos de la División Azul, en Madrid.VÍCTOR SAINZ

El pasado siempre está cambiando. Cada presente tiene una versión distinta del mismo, pero la agitación a la que sometemos al español obliga a los historiadores a vivir en una alerta permanente. No hay mes sin que salgan a terciar en la polémica guerracivilista de turno para decir, sin fe pero sin darse por vencidos: eso no es así. La última, a cuenta del callejero de Madrid. Un concejal popular, Borja Fanjul, argumentó el voto en contra de su grupo al cambio de nombre de la calle Caídos de la División Azul porque, según él, homenajea “a unos españoles que fueron voluntarios a luchar contra la dictadura más sangrienta y salvaje que ha asolado Europa”. Acabáramos, el No-Do tenía razón.

Yo no borraría el nombre de la División Azul del callejero porque es un episodio histórico relevante, pero le cambiaría lo de “caídos” por “desgraciados”. Calle de la Ignominia de la División Azul, si quieren ponerlo en prosa municipal. Sabemos hoy que voluntarios, lo que se dice voluntarios, fueron hasta cierto punto. La mayoría se alistó para purgar su currículum republicano, para allegar unas pesetas a casa o para reducir años de condena, creyendo que en Stalingrado se estaría mejor que en la cárcel Modelo. La crueldad con la que la dictadura llevó al matadero helado a esa caterva de desnutridos sin esperanza no debería olvidarse, para que ningún Borja Fanjul les vuelva a confundir con heroicos mártires antiestalinistas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

No sé en qué urbanización aislada e impermeable están domiciliados Fanjul y quienes votaron con él, pero es meritorio vivir tan lejos de cualquier relación con la realidad para sostener como verdad, ante un micrófono y con taquígrafos que lo hacen constar en acta, una frase de propaganda de hace casi un siglo. ¿Cómo lo hacen para que no les llegue ni una brizna de conocimiento histórico? ¿Con qué cera se taponan los oídos? El problema de fondo que manifiesta la batalla por la memoria es que crea dos países que se dan la espalda. El pasado cambia constantemente. Es necesario que cambie, porque cada vez sabemos más, la sensibilidad de una generación se enfrenta a la anterior y nos fijamos en unas cosas y despreciamos otras, pero si no hay un mínimo acuerdo sobre el pasado de cada presente, tendremos muchos presentes incompatibles. Está claro que la España en la que vive el concejal Fanjul no es la España en la que vivo yo, pero la democracia exige que vivamos en el mismo país.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS