Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Hablación’

La mentira, a la hora de ofrecer datos y levantar odios, convierte a las palabras en un instrumento afilado de corrupción

Una curandera somalí muestra los instrumentos que utiliza para la ablación genital, en 1998.
Una curandera somalí muestra los instrumentos que utiliza para la ablación genital, en 1998.Bernardo Pérez

No es una simple habladuría, sino el intento de extirpar la realidad por medio de un habla tajante que somete el vocabulario a la mentira. Es el acto que sustituye la experiencia de carne y hueso por una radiación sobrecargada de falsedades, amenazas y odios. Las palabras podrían servir para nombrar e iluminar la realidad, como una buena ablación sirve para extirpar tumores malignos. Pero, por desgracia, hay tradiciones que desvían la operación quirúrgica para mutilar el clítoris y acabar con el placer sexual de las mujeres. Ocurre lo mismo con la hablación, una cháchara que inunda la política en el deseo de desprestigiarla más y de acabar con el placer de pensar, matizar, conocer y favorecer el abrazo amoroso de la realidad. La mentira, a la hora de ofrecer datos y levantar odios, convierte a las palabras en un instrumento afilado de corrupción.

Esta historia es tan vieja como las supersticiones medievales o los discursos totalitarios que invitaron en el primer tercio del siglo XX al exterminio. Tan vieja como los himnos que pretenden justificar un bombardeo o la destrucción de una ciudad. Y siempre lo hacen en nombre de una identidad amenazada, es decir, una identidad que se agudiza a cal y canto para embestir a los demás. Acostumbrado a defender la diversidad, me pongo muy nervioso cada vez que alguien intenta justificar la ablación, la agresión corporal a una mujer, argumentando que deben respetarse las tradiciones ajenas. No me parece respetable ninguna tradición que viole derechos humanos universales. También me pone muy nervioso el discurso político convertido en una hablación que dinamita la convivencia, la verdad y el placer de pensar en nombre de las tradiciones de mi patria y mi comunidad. Se me oxida el filo de los himnos y las identidades cerradas. La poesía y el amor me han enseñado que el asunto de los labios es muy, muy importante.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS