columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cordones sanitarios

Se evitan muchas caries si la política pasea por los barrios y habla con los vecinos, explicando la importancia de tomar medidas higiénicas sobre los contratos basura, el desempleo, el recibo de la luz y las pensiones

Un hombre camina frente a unos carteles electorales para las elecciones francesas, en París.
Un hombre camina frente a unos carteles electorales para las elecciones francesas, en París.Francois Mori (AP)

Los sustos de la vida nos enseñan que la apuesta por los cordones sanitarios es menos segura que la medicina preventiva. Si estalla un virus en nuestra respiración social, conviene desde luego dibujar un cordón sólido contra las malas compañías. Y es que una mala compañía consigue arrastrarnos hacia los lugares más sucios y menos hospitalarios. Pero no es bueno acomodarse a la engañosa tranquilidad, porque detrás de las puertas cerradas surgen obsesiones y desequilibrios. Las soledades son un caldo de cultivo peligroso. Hasta las malas compañías se vuelven atractivas, sobre todo cuando un mal sistema provoca el deseo de bajar a los sótanos en los que se sirven himnos antisistema y bebidas fuertes. Quien convierte a un país en un supermercado hace tentadora cualquier leyenda que invite a recuperar una identidad nacional. Los malos pasos facilitan que se desaten los cordones de la Razón en los zapatos de Descartes.

Las elecciones francesas, y confieso que también la edad, me han recordado mi preferencia por una sosegada medicina preventiva. Evitar que los impúdicos beneficios de los avaros empobrezcan a las mayorías reduce de manera notable el colesterol. Combatir las brechas sociales con una fiscalidad justa impide que los huesos se descalcifiquen, suavizando así los dolores de rodilla activados por las humedades del invierno democrático. Invertir en cultura y educación pública modera los ataques epilépticos y las aguas pantanosas de la amnesia y la demencia precoz. Denunciar la corrupción de manera rotunda evita la subida del azúcar en la sangre. También se evitan muchas caries si la política pasea por los barrios y habla con los vecinos, explicando la importancia de tomar medidas higiénicas sobre los contratos basura, el desempleo, el recibo de la luz y las pensiones. La verdad es que no hay mejor cordón sanitario que una buena medicina preventiva.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS